EN CONCRETO

on

Vivimos una época en la que más que nunca se perciben incongruencias por doquier. Todos queremos una sociedad en paz, pero es poco lo que hacemos para alcanzarla.

De arriba a abajo es lo mismo, aunque claro, nuestro "villano favorito” es el gobierno. Que las licitaciones amañadas para hacerse de un billete, que obras de 10 millones registradas en 30, en fin, la excelente "oportunidad” de hacer lana desde la administración pública en detrimento de representados que sufren las consecuencias. La corrupción molesta a un pueblo que se ha cansado y constantemente busca revancha, pero de mala forma. Si estos cab*nes nomás se la llevan chin*do al pueblo yo ¿por qué no? es la reacción añeja. Y lo vemos desde aquél que evade impuestos, hasta el que asalta, trafica y demás linduras. No hay quien ponga el ejemplo, ni la iglesia, que antes era más respetada, pues hoy ya no sólo se ve cómo los curas tratan distinto al peón que al patrón sino que abundan casos de infectos pederastas. De los partidos políticos ya ni hablar, chupan prerrogativas millonarias mientras tratan de sacar raja hasta de tragedias sociales para pretender emerger como salvadores del pueblo. Una estrategia desgastada equivalente a hacerle al tío lolo.

Alguna vez el campeón sin corona mandó al diablo a las instituciones, lo que justificó mediáticamente una de sus derrotas electorales; fue una declaración imprudente, aunque veraz. Lo veraz estriba en que no hay honorabilidad en las instituciones, pero imprudente porque teóricamente éstas cuentan con principios de excelencia. Las instituciones pues, son respetables, por lo que en realidad son los que las mal dirigen los que deberían irse al diablo.

Los últimos años han marcado al país por estar inmerso en una confrontación armada que implica a todas las instituciones y corporaciones vinculadas a la seguridad. Una lucha sin fin que no promete nada bueno pues como ya dije la corrupción está infiltrada por doquier. Quien desee revisar más a detalle estos tópicos entre a google y revise casos como el de JAVIER HERRERA VALLES, alto mando de la policía federal, quien denunció ante el panista FELIPE CALDERÓN una serie de irregularidades que implicaban a GENARO GARCÍA LUNA, secretario de Seguridad Pública federal; Herrera Valles fue encarcelado de inmediato y pasó años de dolor y deshonra. Tal vez un día comente el asunto a fondo. Más recientemente está el caso de JULIO CÉSAR MONDRAGÓN, normalista de Ayotzinapa que la noche de la desaparición de los 43 fue brutalmente asesinado, como si se persiguiera un afán de escarmiento para los académicos progresistas del país. Quien se acerque a ese archivo le advierto que encontrará cosas terribles, pues el normalista, padre de una menor de 1 año fue desollado vivo y las imágenes en la red son brutales. La "verdad histórica” que refirió KÁRAM, entonces titular de la PGR suena hoy a burla macabra.

El mismo pueblo, retratado en las redes sociales, se trenza un día sí y el otro también, en discusiones violentas por cualquier cosa. Los seguidores del "Canelo” y sus detractores juran romperse la mare a la menor provocación. Padres de familia, maestros, licenciados en todo, ingenieros, doctores, todos en amalgama se la mientan de forma vergonzante lo que evidencia la calidad humana de un pueblo criado en la cultura de la ventaja, el madruguete y la movida.

El caso es pues que en México todos queremos armonía y legalidad, pero como esto no se da por inercia, pretendemos que las policías lo solucionen. Tal vez la caída del "Chapo Trini” nos traerá un México mejor.

Ya en la despedida va un reconocimiento al Ing. MARCELO CALDERONI, quien ha respondido a los usuarios del complejo deportivo Rodolfo Félix Valdez cuantas veces se le ha requerido. Hoy se trata de la forestación de un lugar que necesita más árboles. HELIODORO ENCINAS, de gestión ambiental también ha sabido actuar con oportunidad.

¡Saludos!

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios