LOS RITUALES DE AÑO NUEVO 

on

Ciudad de México. Faltan una horas para que termine el año y es común que se presenten las ganas de querer hacer lo que sea necesario para garantizar buena suerte en todos los aspectos de la vida en el próximo ciclo que está por iniciar, lo que lleva a las personas a realizar diversos rituales.

En nuestra sociedad son clásicas las costumbres de utilizar ropa interior roja o amarilla para obtener amor o dinero; de limpiar la puerta de la casa justo al momento de las campanadas que marcan el inicio del 1 de enero, para purificar las vibras; así como correr con maletas alrededor de la manzana para viajar mucho.

Así como esas costumbres populares, en otras partes del mundo también tienen las suyas, que para nuestra cultura resultan extravagantes. Por ejemplo, en Dinamarca, suelen desear buena suerte a las personas queridas al arrojar utensilios de cocina contra las puertas de los parientes, amigos y vecinos.

Finlandia es un país en el que la gente suele tener mucho interés en conocer lo que les deparará el siguiente año, para lo cual llevan a cabo un experimento muy particular: derriten plomo que vierten en una cubeta de agua y las figuras que se forman se analizan para darles una interpretación.

En los templos budistas ubicados en Japón, tienen la costumbre de tener presente al inicio de cada año las debilidades de los seres humanos, las cuales, de acuerdo a su visión, están contenidas en 108 pecados, número de veces en que resuenan las campanas para recordarlo.

Los países localizados en Sudamérica también se distinguen por tener sus propios rituales cuando los años están por extinguirse, ya que en Ecuador, Chile y Argentina, justo en la última hora del día 31 de diciembre, queman muñecos a los que denominan momos o "años viejos”, con lo que concluyen los ciclos.

En las últimas décadas, también es común que las personas utilicen fotografías viejas.

Alemania es una nación que también se distingue por sus costumbres ancestrales, aunque también su sociedad actual ha generado nuevas, como lo es el hecho de que masivamente las familias ven en la televisión el sketch denominado "Dinner for one”, el cual se grabó en 1963 y cuenta la historia de una anciana quien junto con su mayordomo organiza la cena de año de nuevo.

En Irlanda, arrojan rebanadas de pan a las paredes de la casa, para así tener abundancia alimenticia y de paso alejar a los espíritus con intenciones maliciosas.

Sudáfrica es un país que también desarrolló sus costumbres de fin e inicio de año, porque desde poco más de 20 años, los habitantes del distrito de Hillbrow, en Johannesburgo, tuvieron la idea de aventar los muebles por la ventana para decir adiós al ciclo que culmina. Sin embargo, se trata de una práctica prohibida por lo peligrosa que resulta, razón por la cual la policía despliega un intenso operativo en la zona.

Por su parte, en Rumania, los granjeros se acercan al ganado para intentar comprender lo que dicen.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios