TRAS LA PISTA 

on

AL IGUAL que comenzó, se fue el 2017 con violentos episodios, en un heraldo de la muerte que comenzó a escribirse desde los primeros días del desventurado año que acaba de concluir con un derramamiento de sangre interminable y que lo marcó como uno de los años más violentos de todos los tiempos en los anales históricos de este municipio. Sólo faltaron dos para igualar la cifra de 230 del 2013, con la diferencia de que ese año Cajeme no contó con el respaldo de la Policía Militar, Gendarmería Nacional y Fuerzas Especiales de la Policía Federal. Realmente la presencia de estas corporaciones redujo la cifra a únicamente dos homicidios lo cual no es nada halagador dejando mucho que desear el trabajo de instituciones de la federación. Desde el primer semestre del 2017 el panorama era demasiado complicado con decenas de muertes violentas por lo que la gobernadora sonorense, Claudia Pavlovich Arellano, solicitó al secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, su respaldo para reforzar la seguridad en este municipio y se enviaron a cien policías militares. Al ver que la situación no disminuyó como se esperaba con 21 ejecuciones más en junio, el secretario de Seguridad Pública en el Estado, Adolfo García Morales, solicitó a comisionado nacional Renato Sales Heredia la presencia de la Gendarmería y esta arribó el sábado 8 de julio con 120 elementos, pero no hubo mucho mejoría al registrarse 15 homicidios dolosos en ese séptimo mes del año. Sólo en agosto se tuvo significativa disminución con 8 ejecuciones con arma de fuego y una más fue la muerte de un músico en un bar de Cócorit, quien pereció al recibir una pedrada en la cabeza tras suscitarse una riña de cholos. Después llegaron los meses más violentos del 2017 con 25 crímenes en septiembre y 26 en octubre, para entonces ya no estaba la Gendarmería Nacional y retornaron hasta el noviembre junto con más de un centenar de oficiales de las fuerzas especiales de la Policía Federal a solicitud planteada por el mismo García Morales ante el comisionado general de esa corporación, Manelich Castilla Cravioto. Sin embargo y después de una tregua de diez días en el onceavo mes del año que acaba de terminar se reanudaron las hostilidades criminales en diciembre con 17 asesinatos. El último fue cometido en las últimas horas del 2017. También una mujer fue baleada en la Comisaría de Pueblo Yaqui por otra fémina plenamente identificada por lo que no se descarta que las huestes del jefe de la Policía Municipal de esa población, Rubén Romero Márquez, le echen el guante en las horas que están por venir, esto fue parte del sangriento epilogo del año ido... DESPUES del jolgorio de las fiestas decembrinas que no resultaron tan tranquilas como se deseaba, hay un tema que está candente. Se trata de la desaparición del joven Sergio Eduardo Araujo Millanes, de 22 años, quien fue detenido por la Policía Municipal en las primeras horas del miércoles 13 de diciembre en calles 6 de Abril y Tehuantepec, en la colonia Hidalgo y hasta el momento se desconoce su paradero. Se rumora hay varios policías del Grupo Antiasaltos y Prevención del Ilícitos (GAPI) que están en la mira de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE). Incluso entre ellos se encuentra uno que ya estuvo preso por homicidio y además se le atribuye la muerte de un hombre que vivía en la colonia Beltrones y en vida respondía al nombre de Lorenzo García y por cuyo motivo la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) emitió una recomendación que sólo fue cumplida en la administración anterior al retirarlo del servicio operativo el extinto exsecretario de Seguridad Pública Municipal, Fernando Isaac Apodaca Lauterio, pero de nueva cuenta ya volvió a las mortales andadas... AUNQUE el asunto se está manejando con sumo sigilo por parte de personal FGJE, hay versiones que en cualquier momento podrían darse las primeras detenciones derivadas de las pesquisas que realizan agentes ministeriales a cargo del comandante Rafael Sandoval Vega. Hasta donde se sabe solicitarían los videos de las cámaras instaladas en el área de barandilla y de celdas de la Jefatura de Policía Municipal. ¿Por qué se fincan sospechas sobre agentes del GAPI? Porque inicialmente fueron ocupantes de dos camionetas blancas sin emblemas e insignias oficiales las que intentaron detener a Sergio Eduardo y a su hermano Jesús Manuel de 14 años y al no lograrlo de primer momento, ya que éstos subieron a los techos de casas contiguas por temor a que se tratara de algún grupo armado, los agentes vestidos de civil solicitaron el apoyo de policías preventivos que abordaban tres patrullas, de acuerdo al testimonio del menor, el cual ya fue ampliamente divulgado a la opinión pública y ha generado una condena unánime. La situación es sumamente complicada para los involucrados, entre éstos, una mujer, cuyas "linduras” ya son conocidas por los altos mandos de la FGJE en la ciudad de Hermosillo. De tal forma, que es posible que esta misma semana haya reacciones impactantes... TAMPOCO se ha dicho nada de la situación jurídica que guarda el agente de Tránsito Municipal, Heraclio Ochoa Yoquigui, quien al parecer podría estar coludido con gentes de muy dudosa forma de vida. El asunto también es investigado en una Agencia del Ministerio Público del Fuero Común. Según sus compañeros el agente de vialidad urbana se encuentra incapacitado... DE ESTO les hablaré más delante para no adelantar juicios, pero sí resulta grave lo que está sucediendo en las filas de la Policía Preventiva y Tránsito Municipal por lo que su titular, Antonio Gutiérrez Lugo, ha dicho que él es el más interesado en que se investiguen estos hechos, a la vez que reiteró que bajo ninguna circunstancia no va a solapar a ningún agente que incurra en conductas que denigren la imagen de la institución. Hasta aquí le dejemos en el primer despacho del 2018, deseándole lo mejor para usted y todos sus seres queridos en este Año Nuevo. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios