OUT 27

on

De la misma forma en la que Hollywood es conocida como La Meca del Cine en los Estados Unidos, Nueva York lo es para el beisbol, el llamado pasatiempo nacional del país de la bandera de las barras y las estrellas … NINGUNA CIUDAD de las Grandes Ligas significa tanto para el llamado Deporte Rey como Nueva York y si no me creen lo anterior, sólo habría que echar un vistazo a la historia que Giancarlo Stanton está viviendo en la ciudad de los grandes rascacielos, una muy distinta a la que experimentó la pasada campaña, cuando tuvo una sensacional temporada, conectando palos de vuelta entera con una frecuencia pasmosa, que lo hizo alcanzar 59 en el año. Pero si comparamos lo que estaba haciendo Stanton con lo que hacía al mismo tiempo su ahora compañero de equipo, Aaron Judge, los relatos eran más halagadores para el toletero neoyorquino que para el gigantón jugador nacido en Panoramna City (California)… PERO NO TUVO más que firmar un contrato con los Yanquis para que los reflectores ahora los compartan Judge y Aaron por igual, recibiendo el jardinero ex marlín de Miami un seguimiento que nunca tuvo en la soleada ciudad del estado de Florida. Desde su arribo a la Gran Manzana, Stanton ha sido asediado por los medios de difusión y no sólo los de Nueva York ya que ahora sólo se habla de la cantidad de jonrones que probablemente conectará en Yankee Stadium, teniendo menores dimensiones el inmueble yanqui que el Marlins Park y también la cifra que aportará a un orden al bat en el que el resto de los miembros son todos conocidos por su poder al bat. Si, la vida en cuanto a publicidad y reflectores ha cambiado para Giancarlo Stanton, pues Nueva York es el centro del beisbol en Estados Unidos y eso no hay quien lo ponga en duda… Y POR FIN, ayer comenzaron los juegos de pretemporada en la gran carpa, terminando el ayuno para los aficionados estadounidenses y también para muchos nacionales que hacen el viaje a ciudades de Arizona para presenciar los encuentros con los que los jugadores comienzan a ponerse en formas uno y buscando un lugar que no tienen asegurado otros. Como es habitual en estos primeros desafíos, los jugadores que serán titulares durante la temporada abren la alineación y ven acción en los dos o tres primeros capítulos del cotejo y para el cuarto o quinto inning son los novatos o veteranos invitados los que están en el terreno de juego, pero el hecho de saber que sol verán a sus ídolos por muy poco tiempo, eso no es obstáculo para que los pequeños estadios donde los equipos entrenan se vean abarrotados por ávidos seguidores que sólo desean presenciar su deporte y pasatiempo favorito y una muestra de lo anterior lo vimos en el parque George. M. Steinbrenner Field de Tampa, con los Yanquis recibiendo a los Tigres de Detroit en un abarrotado estadio… Y YA QUE ESTAMOS con el arranque de la pretemporada de las Mayores, espléndidas blas actuaciones de los pitchers obregonenses Giovanny Gallegos y Héctor Velásquez con Yanquis y Medias Rojas, respectivamente, al hacer su debut en la pretemporada. Velásquez pitcheó dos entradas de un hit, una base y un ponche, sin permitir carreras, mientras que Gallegos, en la victoria de Nueva York sobre Detroit, lo hizo en un capítulo, obsequiando un pasaporte y abanicando a dos bateadores rivales. Muy buenas salidas del par de serpentineros nacidos en Cajeme y sólo continuando lanzando como ayer podrán aspirar a un lugar en el cuerpo de lanzadores de sus equipos. Suerte en futuras salidas para los dos… CUANDO HAY BILLETE hay que gastarlo, dice un refrán y el dueño de los Toros de Tijuana lo tiene y ayer se dio a conocer que los actuales campeones de la Liga Mexicana de Beisbol han obtenido los servicios de dos muy buenos elementos, al conseguir en una negociación con los Acereros de Monclova al jardinero Justin Greene y al pitcher Héctor Galván, enviando en el trueque al equipo acerero a cuatro jugadores… SE TRATA DE UN movimiento en el que, sin duda alguna, la franquicia del guaymense Alberto Uribe ha sacado mejor parte, pues cedió a peloteros que nunca pudieron establecerse con los fronterizos, recibiendo en cambio a dos jugadores estelares en verano e invierno. Greene, a quienm apodan "Pesadilla”, lo ha sido para los lanzadores y receptores de aquel circuito, pues desde su arribo hace tres años, jugando para Saltillo y Monclova, ha acumulado 108 bases robadas, encabezando con 39 estafas la liga en 2016 y también la pasada campaña, cuando terminó con 51 colchonetas robadas… Y POR HOY nos vamos, pero recordándole que tenemos una cita aquí mismo el día de mañana, pues por hoy nos retiramos pues cayó el OUT 27, se acabó el juego… ¡BUEN DÍA!

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios