TRAS LA PISTA

on

LO SUCEDIDO en Guaymas pone a pensar a elementos locales de la Policía Municipal sobre lo vulnerables que se encuentran durante el desempeño de su delicado quehacer como guardianes del orden público y por ello se pronuncian porque las autoridades federales cumplan con su cometido de erradicar la presencia de grupos delictivos en todo este jirón de la patria sonorense y hasta donde sea posible, ya que éstos al sentirse tocados en sus intereses por alguna acción que ellos realizan en cumplimiento de su deber, luego se ven amenazados como sucedió cuando el capitán en proceso de retiro del Ejército Mexicano, Mario Alberto Andrade Ramos, estuvo al frente de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, la mañana de un sábado, comentan que llegó un grupo de presuntos sicarios a buscarlo a la planta del edificio de las calles 300 y Jalisco para reclamar que uno de los oficiales de Tránsito Municipal había intentado detener a unos de sus esbirros que se desplazaban a excesiva velocidad, primero por la avenida Miguel Alemán y después por la 200, siendo interceptados a la altura de la California donde intentaron arrestarlo. Por supuesto que lo que menos faltó fue una y otra andanada de mentadas de madres para los uniformados y amenazaron que otro día irían con sus jefes superiores para ‘arreglar cuentas’ y tal parece que así sucedió al dirigirse hasta la planta alta del inmueble pero no los localizaron. Sin embargo, las amenazas no se hicieron esperar. Y es que en realidad si las organizaciones criminales se asientan en la región y en cualquier lugar de la entidad es porque las autoridades se lo permiten. Lo mismo sucedió con el apocalíptico cáncer social denominado narcomenudeo. Creció y se extendió ante el disimulo de no combatirlo por parte de los integrantes de las distintas corporaciones. Como siempre se echaron la ‘bolita’ de que no les correspondía a ellos combatirlo y ahora tenemos un mayúsculo problema y a causa de esto se ha elevado la criminalidad como nunca y en esa vorágine de violencia han caído algunos mandos policiacos… PRECISAMENTE el miércoles de Semana Santa, de hoy en catorce días se cumplirán cuatro años de la muerte de Fernando Salas Collazo, quien fue acribillado junto con su segundo de abordo, el oficial, Adán Omar Frías Corral, al ser sorprendidos en calles Otancahui y 200, un crucero con elevada confluencia vial y más a las 8:20 mañana, cuando ocupantes de una vagoneta de color oscuro le cerraron el paso a la patrulla 185 que conducía el extinto subjefe de Tránsito Municipal. Estaban haciendo alto, ya que así se lo marcaba el semáforo en luz roja, cuando descendió un grupo de asesinos y acabó con la vida de ambos al efectuarle decenas de disparos con rifles de asalto de los llamados ‘cuerno de chivo’… DOS AÑOS y cinco meses más tarde, en Hermosillo fue privado de la vida el exsecretario de Seguridad Pública en Cajeme, Fernando Isaac Apodaca Lauterio, en un ataque armado instrumentado en céntrico restaurante de la ciudad de Hermosillo. La escolta que lo acompañaba logró dar muerte a su victimario, pero el resto de los implicados en esa mortal acción logró escapar. Esto sucedió al comienzo de la tarde del viernes 5 de agosto del 2016. El último de los crímenes cometidos contra mandos policiacos de Cajeme, se perpetró la noche del lunes 23 de enero del 2017, en agravio del comandante Manuel Antonio Trevizo Aguilar, el llamado ‘Capitán América’, quien fue ‘cazado’ por fuera de la Delegación Poniente donde estaba comisionado cuando lo sorprendió un grupo armado y lo atacó con proyectiles de arma de fuego. Provenía de una tienda de conveniencia caminando hacia el recinto policiaco cuando los criminales surgieron de las sombras de la oscuridad y dispararon en repetidas ocasiones contra su humanidad dejándolo malherido y en el trayecto al Hospital General dejó de existir… COMENTAN que en el vecino puerto nunca antes habían dado muerte a ningún jefe policiaco y ahora que ultimaron a Francisco Genaro Bogarín, el hecho ha generado honda conmoción. Todo ello a causa de que en los últimos años el índice de criminalidad se elevó como nunca antes, precisamente ante la presunta condescendencia de las autoridades. De contrario y con apoyo de infantes la Secretaría de Marina (Semar) habrían combatido a los grupos delincuenciales que lograron asentarse en el puerto y el valle agrícola y hoy las ejecuciones se han vuelto parte de la cotidianeidad como sucede igualmente en la rielera población de Empalme, donde los asesinatos de la misma forma se han incrementado notablemente y su combate se hará sólo con sigilosas estrategias en las que participen corporaciones de los órdenes de gobierno… EN TEMAS locales, llama poderosamente la atención que cada son más las personas que se extravían y en algunos casos sus familiares han decidido guardar silencio absoluto, pese a que fueron desaparecidos en circunstancias forzosas por no decir que los ‘levantaron’ y aun así prefieren quedarse callados. En días pasados, trascendió que en la colonia Hidalgo, supuestamente fue privado de la libertad un sujeto apodado ‘El Güero Sinaloa’. Ninguna autoridad confirmó o desechó la especie, aunque si saben de quién se trata nadie ha dicho nada. Es más generoso el silencio de complicidad… PRECISAMENTE ayer en la mañana fue reportado como desaparecido joven habitante del Ejido Primero de Mayo, Campo 77. El vehículo que tripulaba la noche del lunes, se localizó abandonado en un callejón de ese mismo núcleo ejidal con la carrocería chocada y sin estéreo, pero el propietario no había sido localizado hasta avanzado la tarde… EN EL MUNICIPIO de Bácum se puede esperar eso y mucho más, mientras esté al frente de la Policía Municipal el expadrecista, Jesús Alberto Navarro Salas, quien ha dado al traste con la seguridad pública. Una de las prioridades dentro de cualquier gobierno, pero lamentablemente no ha sido visto así y se ha convertido en una calamidad para los que viven en ese municipio. A donde vaya este señor en septiembre próximo es un sinónimo de fracaso y negligencia. Sin duda que será el principal obstáculo que tendrá que vencer el alcalde Eusebio Miranda Guerrero que buscará reelegirse en el cargo… LUEGO de algunos días de convalecer de un quebranto de salud, se reincorporó a su trabajo el joven mando medio de la Preventiva Municipal y comandante de la Delegación de Villa Bonita, Isaías Soria Galván, y poco a poco ha comenzado a sacar de circulación a malandrines y envenenadores públicos como uno que detuvieron el pasado lunes por la tarde, en posesión de varias dosis de ‘crystal’. Ahí está la muestra de que cuando hay voluntad de hacer las cosas se logran. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios