TRAS LA PISTA

on

UNA NOCHE muy violenta y un amanecer de horror, como quizás nunca antes, se vivió en nuestra ciudad y el Valle del Yaqui con la ejecución de cinco personas. Una de estas, completamente descuartizada en la banqueta de la escuela primaria ‘Luis Encinas Johnson’, en la colonia Cincuentenario. Frente a los desmembrados restos fue colocada una narcomanta. El hecho por su singularidad, a pesar de quedar al descubierto alrededor de las 3:00 de la mañana de ayer, atrajo la atención de numerosos comunicadores y autoridades policíacas, así como personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE). No es la primera ocasión que aparece un cuerpo fragmentado pero nunca antes diseminado en varias partes como se vio de lejos. Una escena difícil de digerir. Otras veces han aparecido en hieleras como sucedió también en un perímetro escolar de la colonia Miravalle. Fue a un costado de la primaria ‘Olga Díaz’. Los restos pertenecieron a conocido taxista de la Comisaría de Pueblo Yaqui. Horas antes del macabro hallazgo de ayer, dos hombres fueron privados de la vida con ráfagas de rifles AK 47 de los popularmente llamados ‘cuerno de chivo’. El ataque ocurrió en calle Eucalipto entre Campeche y Yucatán en la colonia Chapultepec. Una de las víctimas, se dijo perversamente que podría tratarse del exsecretario de Seguridad Pública de Guaymas, José Norman Castillo Medrano lo cual resultó ser una soberana mentira. Aprovecharon que el exservidor público radica en ese mismo sector para maquinar esta errónea versión, pero al filo de la medianoche del mismo domingo se puso en claro la identidad de la persona fallecida. Aunque hay que reconocer que varios residentes llegaron a los alrededores donde se registró la doble ejecución y con evidente preocupación preguntaban si no se trata del exjefe policíaco. Incluso al sitio arribó sumamente impactado, el regidor Joaquín Armendáriz Bórquez para ver lo que había sucedido. Lo mismo hicieron otros conocidos cajemenses que viven en esa colonia, luego de haber escuchado una retahíla de detonaciones. Fue una de esas noches que son para no recordarse sino para olvidarse, debido a la elevada violencia que impregnó la atmósfera. La gran mayoría coincidieron en señalar que este tipo de acontecimientos retrata a un Cajeme real y en completo estado de indefensión, arropado por un virulento ambiente en el que sólo se respira dolor y tragedia como siempre lo hemos dicho aquí, esto gracias a que inexplicablemente no se han aplicado las medidas necesarias para acabar con el enemigo que está dentro de las filas de la corporación que tiene a cargo la prevención de los delitos, pero hasta el momento no se tiene una explicación convincente del porque no se ha actuado, cuando ya lo dijo el mismo Secretario de Seguridad Pública en el estado, Adolfo García Morales, de que policías municipales en activo están vinculados con los grupos delictivos. A pesar de la contundencia y enorme peso de sus expresiones no se ha hecho absolutamente nada por atacar ese asunto. Por el contrario, han preferido el silencio de complicidad… ES NECESARIO insistir la Policía Preventiva y Tránsito Municipal atraviesa una etapa de grave apatía de parte de los mandos superiores que se han preocupado más por buscar coartadas para defender a quienes son señalados incluso por la misma sociedad y esto resulta inadmisible. Es demasiada la ausencia de los encargados de la institución y a causa de esto navega en el naufragio del abandono total de la prevención de los delitos. No es la primera ocasión que García Morales pide que se revise las filas de ese cuerpo policíaco… TAMBIÉN LO hizo a finales del 2016 y por igual fue desoído como si se tratara de una revancha o antagonismo, pero gracias a ello hoy estamos viviendo un grave retroceso con ejecución tras ejecución, tanto en la ciudad como en el Valle del Yaqui. Hay que insistir: ¿Hasta cuándo van acatar esa observancia? Qué lástima que la corporación haya quedado en manos de quienes dedican más tiempo a sus asuntos personales que a cumplir con el compromiso que se adquirieron con los cajemenses. Esto ya resulta insostenible y de ser necesario ojalá que el estado aplique las medidas de apremio porque no puede continuar viviendo bajo esta ola de asesinatos, a raíz de que no se cumple con la prevención del delito… DESPUÉS de la localización del hombre descuartizado, en la colonia Marte R. Gómez, un habitante de asentamiento fue atacado a balazos y cuando era atendido en el Hospital General dejó de existir, al no superar siete heridas producidas por proyectiles de arma de fuego, principalmente en el abdomen. Minutos más tarde, se encontró un cadáver atorado en la compuerta que se localiza en calle 600 y Canal Bajo, Valle del Yaqui. La víctima estaba enredada en alambre de púas y en el estómago tenía enorme roca. Se trata de un hombre que desapareció en la colonia Benito Juárez, según sus familiares. De esta forma, ascendió la cifra de ejecutados a trece durante el mes de marzo. Hay que decir que desde la noche del martes hasta la mañana de ayer se cometieron once asesinatos, prácticamente en menos de una semana. Sin duda una noche de horror para el comandante Rubén Romero Márquez, quien estuvo a cargo de la guardia nocturna… PARA ATENUAR esta ola de crímenes durante la reunión del Grupo de Coordinación Cajeme celebrada ayer en las instalaciones militares del 60 Batallón de Infantería en la población de Esperanza, se acordó la llegada de dos grupos más de la Policía Estatal de Seguridad Pública sin descartarse la presencia del director operativo Luis Carlos Villalobos Chávez y el comisario general, Samuel Rivera Gutiérrez, quienes podrían movilizarse a Ciudad Obregón para encabezar los operativos. Habrá que esperar que nos depara en las próximas horas. Ante de irnos es necesario sugerir que también se asigne algún equipo especial de investigadores del AMIC para que el asunto del millonario robo cometido en Bodega Aurrera de calles Norman E. Borlaug y Vicente Suárez no quede en el olvido como el otro que fue cometido en calle 200 entre Kino y Justo Sierra, el pasado lunes 22 de enero. El titular de la FGJE, Rodolfo Montes de Oca Mena, tiene la última palabra. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios