TRAS LA PISTA

on

BIEN DICEN que después de la tempestad vuelve la calma, es lo que al menos se vivió hasta el anochecer de ayer, después de un sábado, domingo y un amanecer de lunes de horror donde la cifra de ejecuciones se disparó a trece hasta el 20 de marzo. Prácticamente la cantidad de homicidios dolosos se duplicó en comparación a febrero, mes en el que sólo se registraron seis asesinatos. De esta forma ya llegamos a treinta y cinco crímenes en este 2018, esto para que después las autoridades no desestimen la realidad de los acontecimientos… SIN AFÁN de jorobar, pero es necesario que se trabaje en el rescate de la prevención del delito, labor que lamentablemente no ha logrado cumplir la Policía Preventiva Municipal, debido a que sus mandos no han tenido la suficiente responsabilidad de velar verdaderamente por los intereses de la sociedad y aquí es donde el estado tiene que intervenir, ya que este ambiente de inseguridad no abona en nada, al sano crecimiento y desarrollo económico de la región. Lo anterior queda retratado en los embates criminales que se desataron desde el martes de la semana anterior hasta las primeras horas de este lunes con once asesinatos hay que recalcarlo. Tan sólo de la noche del domingo a las primeras horas de la mañana del lunes se cometieron cinco ejecuciones. Casi por nada nuestro municipio figura a nivel nacional como uno de los más violentos en el plano nacional; una triste e ineludible realidad, así no hay porque asumir mojigatas posturas de no reconocer lo que está sucediendo… AQUÍ LO MÁS importante es asumir la responsabilidad y aplicar las medidas necesarias como en su momento lo hizo Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, el popular ‘Maloro’, hoy exalcalde de Hermosillo quien habló de ejes básicos que le permitieron mejorar muchísimo la seguridad publica en la naranjera ciudad capital, quien sin bordear el problema hizo cambio de tres titulares de la corporación durante su administración, algo que aquí no se ha logrado digerir ya casi en la víspera de la conclusión del actual gobierno… SIN DUDA que fue la mejor estrategia del ‘Maloro’, el tomar firmes decisiones de sustituir a quienes no dieron los resultados esperados en el combate a la inseguridad, cuando aquí se ha hecho un intransigente empoderamiento, pese a que en ningún momento han funcionado los actuales mandos de la corporación, cuya tarea esencial es la prevención del delito y esta navega por calle de la amargura esquina con suplicio, con 263 asesinatos en los últimos catorce meses y medio. Fue claro ‘Maloro’ al decir que su compromiso fue siempre con la ciudadanía y no con los comisarios en turno. La rotación de mandos medios fue otra de las tácticas en las que insistió mucho a los titulares de la institución para evitar que crearan compromisos con nadie. Esos movimientos los estuvieron haciendo cada mes y una posición muy importante consistió en no solapar a ningún elemento que cometiera actos de corrupción y actos indebidos, ya que siempre se ha ponderado total transparencia bajo el mando de Jorge Andrés Suilo Orozco, actual titular de Policía Municipal de Hermosillo. Algo diametralmente opuesto a lo que ocurre en Cajeme. Muestra de ello, tenemos que casi se cumple un año que Ernesto ‘El Flaco’ Herrera Luzanilla, extorsionó con 500 dólares y otra suma en moneda nacional a un residente estadunidense y sólo lo cambiaron de adscripción para taparle el ‘ojo al macho’ brillando en su máximo esplendor la impunidad… OTRA PRÁCTICA erradicada consistió en no entregar patrullas en mal estado a los mandos para evitar que éstos ‘invirtieran’ en su reparación con dinero obviamente mal habido, ya que por sentido común ningún comandante va a destinar parte de su sueldo para componer las patrullas sino que lo hacen a costilla del pueblo, a quien en la mayoría de las ocasiones roban y esto lo saben los mismos jefes superiores pero fingen demencia porque al final son ellos quienes se arropan con la mayor parte de esa pestilente cobija… EN HERMOSILLO no hubo venta de ascensos como sucedió aquí con semejante libertinaje que se entregaron no sólo un grado por elemento sino hasta dos para un mismo agente. Es decir: si tenía grado de policía tercero de la noche a la mañana se convirtieron en policías primeros y eso aquí y en China se llama corrupción. Fueron demasiados los nombramientos que se otorgaron en la oscuridad de la ilegalidad, de tal forma que si los actuales jefes tienen una poquita de dignidad le harían un grandísimo favor a la sociedad cajemense al dejar sus cargos y pedir una disculpa… Y AQUÍ OTRA gravedad, quienes más beneficios han obtenido en esta administración son aquellos policías que son de corazón azul, es decir; profesan sus simpatías al partido opositor al gobierno actual, pero ha sido tanta la ceguera e ineptitud de los jefes superiores que no han tomado para nada en cuenta esta situación. Quien sí lo hizo fue el extinto exsecretario de Seguridad Pública, Fernando Isaac Apodaca Lauterio, y tomó las medidas necesarias, aunque la Policía debe ser apartidista no es válido que privilegien a correligionarios de otros partidos y a quienes han trabajado en apoyar de alguna u otra manera al tricolor que actualmente gobierna estén en la lona. La verdad que es paradójico, pero real… OJALÁ don Jesús Estrada Medina estuviera en condiciones de asumir la Jefatura de Policía Preventiva y Tránsito Municipal y les diera una cátedra de verdadera honorabilidad y honestidad sin necesidad de utilizar crucetas de llanteros para jurar que tienen la integridad que perjuran y que, por supuesto, nadie se las cree. Los hechos hablan por sí solos. Además les enseñaría ser honestos y daría una muestra real de que en las corporaciones quien debe ir al frente de cualquier acción son los propios jefes como él lo hizo siempre y actualmente vive en una modesta vivienda y no tiene fincas de descanso, ranchos, paseos, ni ganado de engorda, caballos finos, carros clásicos ni nada que se puede comprar con el sueldo limpio de un servidor público transparente y recto a carta cabal. El ahora exencargado interdisciplinario de la Secretaría de Seguridad Pública, Felipe Valenzuela Ruiz, es testigo fiel de ello. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios