LABERINTO POLÍTICO

on

El sur de Sonora ha sido habitado desde tiempos remotos por la Tribu Yaqui. A mediados del siglo XVI se inicia la labor evangelizadora por parte de los religiosos españoles, fundándose en 1623 los  ocho Pueblos Yaquis, asentándose sobre las márgenes del rio yaqui y denominándolos con los nombres de Cocorit, Bácum, Ráhum, Belem, Vícam, Tórim, Pótam y Huivíris. A la tribu Yaqui se les permitió conservar sus tradiciones y costumbres y mantener su autonomía,

Con la llegada de más colonizadores al pueblo de Cocorit y, con la fundación de Villa Esperanza además de la llegada del 23 regimiento de caballería a este lugar, inicia  el declive del predominio de la tribu Yaqui e inicia la explotación de las aguas del Rio yaqui y la apertura de tierras de cultivo.

En 1890 el señor Carlos Conant Maldonado recibe en concesión del gobierno federal el derecho de abrir al cultivo 300 mil hectáreas en las márgenes del Río Fuerte, Mayo y Yaqui, para tal efecto creo la compañía logrando abrir al cultivo 15 mil hectáreas, construir 40 km del canal principal bajo así como una presa derivadora en Los Hornos. En 1902 esta compañía se declaró en quiebra y de 1905 a 1928 la concesión fue autorizada a la la cual logró poner en operación 40 mil hectáreas. En 1928 el Banco nacional de Crédito Agrícola, S.A. adquiere la totalidad de acciones de la compañía Richardson para realizar su liquidación.

En 1941 se termina la construcción de la presa La Angostura que se construyó bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas, con lo cual se incorporaron 65 mil hectáreas de cultivo.

De 1947 a 1952 se construye la presa Álvaro Obregón y el canal alto y su red de canales de distribución. En 1951 se establece por decreto presidencial el Distrito de Riego quedando la operación a cargo de la Secretaría de Recursos Hidráulicos.

De 1953 a 1988 viene una etapa de desarrollo lográndose 220 mil hectáreas en el distrito de riego. En esta época se termina el canal principal bajo con una longitud de 100 km y el canal alto con 120 km de longitud.

De 1963 a 1965 la CFE construye la presa Plutarco Elías calles (Novillo) con la finalidad de generar energía eléctrica.

En la actualidad la superficie total del distrito es de 233 mil hectáreas de las cuales el 56% es Ejidal, el 40% de Pequeña Propiedad y 4% de Colonos. Está conformado por 22,659 usuarios de los cuales el 73% son del Sector Ejidal, 24% de la pequeña Propiedad y el 3% Colonos.

En 1989 se crea por decreto la Comisión Nacional del Agua, órgano desconcentrado de la SARH y en 1992 bajo la normatividad de la C.N.A. se da la transferencia de los distritos de riego a los usuarios. Justamente este mes de abril se cumplieron 26 años de administración de parte de los usuarios y, ¿qué resultados podemos observar desde afuera los ciudadanos comunes y corrientes que compartimos con ellos el destino de esta región y el futuro de nuestros descendientes?

El Distrito de Riego Río Yaqui ha tenido en los últimos años una presencia pública más política que técnica, más protagonista que científica, más de confort que de innovación y más de presión que de resultados. Cada vez las personas elegidas para dirigir ese organismo son de visión más limitada, localista y, de dudosa autonomía para tomar sus decisiones.

Hemos visto como ha estado la mano externa de un ex presidente municipal manipulando las elecciones internas y manteniendo el control político y por supuesto financiero del distrito según convenga en el momento electoral o coyuntural que se presente. Hace tres años vimos como la ciudadanía cajemense fue manipulada por la manera en que fue bombardeada  por todos los medios de comunicación de que nos estaban robando el agua que era de nosotros, desplegados en páginas de periódicos nacionales, inserciones de páginas completas en los principales periódicos sonorenses, televisión, noticieros, columnistas etc., de tal manera, que hicieron sentir que si alguien no defendía la clausura del acueducto estaba en contra de Cajeme, es decir, no se podía tener un punto de vista contrario a lo que ellos proponían, es otras palabras, nazismo puro. La lucha por el agua se utilizó como bandera política contra el gobernador Padrés y, el PRI barrió en la contienda del 2012 y 2015 convirtiéndose en un baluarte del agua de Cajeme, el PRI ganó la gubernatura y los principales municipios, pero pronto se olvidaron de la defensa del agua, le dieron el visto bueno a la desaladora de Guaymas y guardaron silencio ante la instalación de la planta LALA y la ampliación de la fábrica de cerveza Constellation Brands.

Por un lado que bueno que fue así y que esas inversiones se quedaron en Cajeme, porque somos muchos los que pensamos que nuestra ciudad solamente va a salir del marasmo en que se encuentra en medida de que cambiemos el paradigma de que somos una región eminentemente agrícola y no industrial.

El Distrito de Riego Rio Yaqui no se ha tecnificado como debería ser en estos 26 años de administración, siguen apostando casi todo por el trigo y suplicando o presionando por los apoyos de siempre…. Siguen desperdiciando enormes cantidades de agua y se siguen sintiendo los dueños absolutos de ella y simplemente no es así. Hace unas semanas trataron de presionar al gobierno del estado protestando por la aparente línea otorgada a Emeterio Ochoa desplazando a Abel Murrieta que era el candidato del ex presidente municipal… Los del Distrito manifestaron que no permitirían una imposición a los cajemenses y, después de unos pataleos, declaraciones y rabietas todos doblaron las manos y acaban de recibir a Emeterio Ochoa, Silvana Beltrones, y varios candidatos más.

De Abel parece ya se olvidaron, igual que de la lucha verdadera por el agua y, en un acto de verdad de risa, aparece el actual presidente del DDRY Antonio Fornés en la planilla de Emeterio Ochoa ocupando la cuarta posición como regidor... Qué lejos están de aquellos grandes visionarios que imaginaron y construyeron este maravilloso valle agrícola… Es lo que es.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios