TRAS LA PISTA

on

TERMINAMOS la semana con el asesinato del licenciado Carlos René Rivera Balderrama, en el Centro de Bácum, donde por cierto anoche fueron velados sus restos mortales y hoy rendirán tributo a la madre tierra, e iniciamos la otra con dos ejecuciones en la colonia Sochiloa, en un claro síntoma de cómo la delincuencia continúa superando a las autoridades de los tres niveles de gobierno. Eran las 14:20 horas cuando vecinos de la colonia Sochiloa y otros asentamientos aledaños fueron sorprendidos por casi una veintena de disparos muy cerca de la Central de Autobuses. Fue en las calles Aureliano Anaya y René Ramírez donde se escribió un nuevo episodio de la interminable violencia que tiene arropado a nuestro municipio, particularmente, sin que hasta el momento autoridades policiacas logren desalentar estos capítulos que lo mismo se viven de día, noche y madrugada… EN ESE PUNTO del sector urbano de Cajeme quedaron sin vida dos jóvenes tras ser perseguidos y atacados con proyectiles de arma de fuego. Uno de ellos intentó defenderse pero sus victimarios se lo evitaron al dispararle a la mano derecha con la cual pretendía accionar una pistola escuadra que traía entre sus ropas y aunque logró extraerle no pudo maniobrarla, ya que en su humanidad penetraron varias balas que le disparó uno de varios sujetos que participaron en este doble homicidio. Se decía que este hombre estaba lesionado, pero lo curioso que es nunca llegaron paramédicos de Cruz Roja. No sabemos si fueron llamados o de plano personal de la benemérita institución que dirige el comandante José Luis Osegueda Osegueda no estaba en condiciones de atender el llamado. La verdad que causó mucha extrañeza su ausencia, ya que regularmente siempre acuden a este tipo de eventos… VOLVIENDO con la triste realidad que nos aqueja, sigue Cajeme convulsionado por tanta violencia. Hasta el inicio de la tarde de ayer se tenían registradas sólo cuatro muertes violentas y en un abrir y cerrar de ojos la cifra se elevó a seis, como ha venido sucediendo en un comportamiento de hechos que pareciera estar apegado a una regla o un guión, debido a esto se produce cuando parece que se vive bajo una aparente tranquilidad, pero de manera repentina se disparan los delitos de alto impacto y en ocasiones al cierre del mes llegamos con una veintena o poco menos de esa cantidad de crímenes. Tal y como sucedió en marzo que se concluyó con diecisiete homicidios triplicándose el número en comparación a febrero… LA CIUDADANÍA se pregunta una y otra vez a qué se atribuye el por qué no se ha frenado la ola de asesinatos, pero hasta el momento no hay autoridad alguna que dé una respuesta convincente sobre el tema ante la agobiante desesperación y preocupación de todas las familias cajemenses. Lo que si nos queda muy claro es que se ha dejado a la deriva la vigilancia y prevención de delitos. Algunos encargados de delegaciones y comisarías del municipio lo atribuyen a la falta de patrullas. Bueno fuera que los jefes superiores cedieran las unidades policiacas que traen asignadas para sus tareas a los sectores que de plano cuenta con una sola patrulla para recorrer numerosas colonias como sucede en la zona centro y cuyo encargado Miguel Rodríguez, conocido por sus compañeros como "El Cholo”, le ha faltado capacidad y muchísimo talento para realizar su trabajo. Sin duda su desempeño es considerado por policías con más de veinte años de servicio en las lides policiales como un mal y fracasado experimento, pero en fin. Nada es eterno… POR CIERTO que ayer se realizaron otros cambios de mandos medios en las Delegaciones Náinari y Yucujímari. A la primera de éstas fue enviado Felipe Aarón Nieto Portillo por Cirilo Chávez Valenzuela, mientras a la segunda llegó Alberto Valdez Guerrero, "El Toro”, por Martín Roberto García Sánchez, quienes serán incorporados a la tropa. Con estos movimientos ya suman seis en las últimas cuarenta y ocho horas. Hay quienes insisten en que los relevos continuarán posiblemente hoy o en el transcurso de la presente semana… POR ÚLTIMO, dejamos para mañana el asunto del cuantioso robo de 900 mil pesos que sufrió el empresario Bernardo Beltrán Rodríguez, en su negocio de Llantyservicios, ubicado en calle Sufragio Efectivo entre Mayo y Tetabiate. Saquearon por completo el establecimiento comercial, mientras que las autoridades policiacas encargadas de prevenir los delitos, bien gracias. Como es posible que no se hayan dado cuenta del hurto de ochenta llantas, herramienta, equipo de cómputo, refrigeración, radiocomunicación y costosos aparatos electrónicos. Es justo volver a preguntar: ¿En manos de quién estamos? Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios