TRAS LA PISTA

on

HONDO PESAR provocó entre la feligresía de la parroquia María Auxiliadora, de la colonia Matías Méndez, el atroz asesinato de Julio Ángel N. L., de 70 años, quien era el encargado de Viveros "La Paz” ubicado en calle Jalisco entre Cajeme y Norte, en la colonia Electricista. Ojalá, externaron personas con las que convivió religiosamente, que las autoridades investigadoras no vayan a salir con que se trató de un "ajuste de cuentas” sino que realmente indaguen y den con el responsable de ese bestial crimen, asegurando que el septuagenario era una persona de trabajo, de paz y sobre todo era servidor de Cristo, ya que formaba parte del grupo de adoración nocturna del Señor en la Eucaristía… LO DEFINEN como un hombre lleno de amor al prójimo y quizás por eso un endemoniado sujeto que sigue prófugo de la justicia lo privó de su existencia la tarde del pasado martes. Seguramente que quien ya está  a cargo de este asunto es Rafael Sandoval Vega, comandante local de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) y hay posibilidades que pronto quede esclarecido y se logre dar con el presunto asesino, porque el mismo martes por la noche, a hurtadillas familiares y amigos de don Julio como era conocido el occiso, proporcionaron algunos datos de un sospechoso a elementos a cargo de Sandoval Vega y deben estar trabajando en las indagatorias. Qué lamentable que su majestad la violencia continúe cobrando vidas de gente inocente… JUSTAMENTE aquí es donde la iglesia católica debe alzar la voz y pedir justicia por estos asesinatos y no andarse involucrándose en nimiedades como son los espectáculos circenses, tal y como sucedió a principios de esta semana a través del obispo de la Diócesis de ciudad Obregón, Felipe Padilla Cardona, quien realmente como pastor de su feligresía tiene que hacerse escuchar y pedir justicia por la muerte de tantas víctimas inocentes como es el caso de don Julio, un hombre que servía a la doctrina católica. Esto sí que es lo macabro de Cajeme. No es una fantasía sino dolorosamente una cruda realidad a la vista de toda la sociedad. Es momento que el prelado, si en verdad siente esa preocupación y el amor a su rebaño, convoque a una marcha por la paz;  debe salir a la calle y exigir a las autoridades el freno a la ola de asesinatos que casi a diario se cometen en los cuatro puntos cardinales del municipio. Ahí está una muestra palpable y horrorosa de lo que estamos viviendo en una ciudad donde los emisarios de la muerte se pasean como Pedro por su casa y hasta el momento no hay poder humano que los detenga. Qué tristeza y decepcionante resulta que los clérigos no eleven sus voces a favor de su pueblo que sigue avasallado por una inseguridad y criminalidad que no parece tener límites y todo debido a la corrupción y pensar que hay quienes están buscando la manera de acomodarse en esos cargos evidentemente que no para servir sino para servirse en la administración que habrá de llegar a partir del 16 de septiembre próximo… SOBRE ESTO mismo hay a quienes ya se les ha visto mezclarse en tareas de proselitismo bajo las siglas de uno de los partidos contendientes, pero en realidad lo que buscan es tratar de sacar raja "del momento”, pero es necesario decirlo, la ciudadanía ya no soporta a esa gente que ilusamente sueña con llegar a ese tipo de cargos, principalmente los vinculados a la Policía Municipal para tratar de comenzar a "batear” bajo la simulación de que "transformarán” a la ciudad, cuando en realidad intentan hacer lo mismo que otros jefes policiacos que sólo han llegado a enriquecerse. Bueno fuera que la Fiscalía Anticorrupción los obligara a devolver el producto de sus  correrías como está demandando la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, en el caso del exmandatario sonorense convicto, Guillermo Padrés Elías, porque al final provocó serio quebranto financiero al patrimonio de los sonorenses. En el caso de los mandos policiacos los bienes y propiedades que se les confisquen deberían de quedar en un fideicomiso para ayudar a mucha gente que no tiene pata pagar los gastos funerarios de sus seres queridos que son víctimas de esta sofocante inseguridad… HAY QUE VOLVERLES a repetirles a esos soñadores que ya se sienten titulares de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, que la ciudadanía se encuentra hastiada de esa clase de sinvergüenzas y ya no soportaría uno más, así que ni la lucha le hagan y conste que sobre aviso no hay engaño porque si caen en esos cargos aquí los vamos a denunciar, en Medios Obson, cuyo compromiso es publicar lo que "otros callan”, además de que la ciudadanía ya los conoce, así que habrá que esperar… EN ESTE mismo contexto, bueno fuera y a manera de sugerencia que el secretario de Seguridad Pública en la entidad, Adolfo García Morales, diera su visto bueno respecto al nuevo titular de la Policía Preventiva y Tránsito Municipal que habrá de llegar en el mes patrio y que además hiciera propuestas al respecto. Hay que reconocer que algunos jefes de grupo de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) han cumplido aquí con una destacada labor como fue el caso de los comandantes Alejandro Coronado Miranda y Jesús Cruz Facio, quienes respondieron a las expectativas trazadas en el combate a la delincuencia con la detención de numerosos presuntos homicidas y el aseguramiento de armamento, así como el decomiso de cientos de dosis de "crystal”, esencialmente… EN VILLA BONITA, los ladrones se volaron la barda al llevarse 160 mil pesos que estaban dentro de una caja de cartón en el domicilio de un promotor turístico y esto por supuesto propició que Efrén Soto Armenta, comandante de esa delegación, parara las antenas y se abocara a investigar este asunto con apoyo de su homólogo, Alfonso Lamadrid Balderrama, encargado del Grupo Antiasaltos y Prevención de Ilícitos (GAPI) de la Policía Municipal, así habrá que esperar a ver qué resulta de las pesquisas que harán sobre este cuantioso atraco. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios