TRAS LA PISTA

on

CONTINÚA galopando la violencia a lo largo y ancho de las calles y sectores de la población sin que hasta el momento se advierta alguna reacción de las autoridades para frenar ola de asesinatos que, hasta el inicio de la tarde del pasado sábado se dispararon a nueve en apenas ocho días del mes de julio, esto, luego de que dos jóvenes fueron masacrados a bordo de un automóvil que quedó sobre la banqueta oriente frente a los domicilios de la calle Nuevo León entre Yaqui y Mayo y cuyas familias vivieron momentos de horror, quizás como nunca antes. Catorce horas antes, vecinos de la calle Valle Tacupeto entre bulevar Valle del Yaqui y Valle Rosado, le tocó vivir otro episodio de similar naturaleza, después de que una pareja de hermanos igualmente fue atacada con ráfagas de rifles de asalto de los popularmente llamados ‘cuerno de chivo’, quedando sin vida en el lugar el hombre, mientras que la mujer resultó herida con varios impactos de bala y fue llevada a un hospital de la localidad en un vehículo particular. Este ataque se produjo a las 23:25 horas del pasado viernes en la colonia Miravalle. En ese sitio, hubo veintitrés disparos; veinte calibre 7.62X.39 milímetros y tres calibre 40, según los casquillos percutidos que aseguró personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) a cargo del químico Antonio Piña Montoya. Por supuesto que los habitantes de ese sector urbano se refugiaron en sus hogares. Hubo quienes hasta se tiraron al piso ante el temor de ser ‘blanco’ de las mortíferas balas. Ese viernes, pero al comienzo de la tarde, ya se habían cometido otros dos atentados en el centro de la ciudad con saldo de un muerto y un lesionado presuntamente muy grave al recibir un impacto de bala en la cabeza. El sábado, la situación se agudizó tras la muerte de dos jóvenes a bordo de un vehículo, tipo sedán, línea Charger, color blanco. Recibieron casi medio centenar de impactos de bala ante la angustia y zozobra de residentes, a quienes por cierto agentes policiacos pidieron que no salieran de sus casas, mientras que ellos se congregaron en el lugar en vez de desplegarse en la búsqueda y localización de los responsables que huyeron sin que nadie los enfrentara o se los impidiera, debido a que no existe una estrategia efectiva para afrontar lo que se está viviendo en el día a día en Ciudad Obregón… TRASCENDIÓ que ayer a temprana se volvió a avistar un convoy de carros sospechosos abordados por elementos de la Policía Rural, quienes forman parte del Ejército Mexicano. Se estacionaron por la Miguel Alemán entre calles 200 y 6 de Abril. Por supuesto que su presencia alertó a conductores y transeúntes que llamaron al teléfono de emergencia 911 y fue necesario que se indagara al respecto y es que es mucho el temor que se respira por todos los rincones del municipio. Se tiene una Gendarmería Nacional que no sólo llega a destiempo sino que también no se les ve la más mínima actitud de realizar su trabajo. Hay un decepcionante desconcierto por el nulo desempeño de las autoridades federales. No existe presencia en la lucha contra la delincuencia de oficiales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR) que en Sonora dirige Darío Figueroa Navarro. No han hecho absolutamente nada y de no haber alguna repulsión al respecto y de continuar este ambiente podríamos llegar a más cuarenta homicidios en el mes de julio, esto, sin ser agorero, sino realista… ES MUCHA LA preocupación que se percibe en gran parte de la población. De la Policía Preventiva Municipal no se puede esperar mucho porque hay demarcaciones donde sólo se cuenta con una patrulla como es el caso de la USSI Norte y esto por supuesto que trae desesperado al comandante Alfonso Lamadrid Balderrama, al estar prácticamente en absoluto estado de indefensión y conste que no es el único sector sino la gran mayoría y ni modo estamos a poco menos de setenta días que termine la actual administración municipal con grave déficit de unidades policiacas… EN TANTO, continúan desaparecidas madre e hija. Ayer cumplieron una semana que fueron sustraídas de su domicilio en la colonia Las Villas, muy cerca de las fuentes por un comando armado. Compañeros de María Trinidad y su hija Zehyra Guadalupe, quien labora en el área de recuperación financiera del Hospital General encabezaron una manifestación desde de las afueras de ese centro hospitalario al Centro Integral de Procuración de Justicia de calles Jalisco y Yaqui. No hubo un solo funcionario de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) que atendiera a numerosas personas que se plantaron en las afueras de ese edificio. Eso habla muy mal del titular de esa dependencia, Rodolfo Montes de Oca Mena. ¿Qué acaso la ciudadanía no merece ser atendida y escuchada? Tal parece que la palabra justicia es letra muerta, esencialmente en el municipio de Cajeme. Qué pena, de verdad… BUEN LOGRO se anotaron agentes del Grupo Antiasaltos y Prevención de Ilícitos (GAPI) de la Policía Municipal, al capturar a dos sujetos que robaron en el Centro Comunitario de la colonia Cajeme, donde funciona el DARE. Los muchachos a cargo del comandante Rafael Vázquez Álvarez también recuperaron los objetos robados. Ojalá que los pillos pasen una larga temporada bajo las sombras del presidio para que no hagan sigan haciendo daño a ningún prójimo… MAL SE VIO el supervisor de Tránsito Municipal, Cirilo Chávez Valenzuela, al tratar de mostrar su ínfulas de poderío como lo hizo la noche del pasado viernes en un accidente de tránsito en calles 200 y Tabasco, al ufanarse ante el agente de la Policía Municipal Jorge Luna que él es su superior y que se tendría que hacer cargo del Informe Policial Homologado (IPH), ya que a decir de Chávez Valenzuela, Luna y otro agente iban siguiendo a un joven que al parecer se hallaba bajo efectos de las bebidas alcohólicas y ‘crystal’, ya que se halló una pipa con residuos de ese narcótico en el tapete del espacio del conductor y a un lado una lata vacía de cerveza. Luna le aclaró que lo iban ubicando y no persiguiéndolo, ya que habían atendido el reporte del C-4 en el sentido de que el conductor estaba efectuando temerarias vueltas sobre la Guadalupe Victoria entre Tabasco y California. Luna está comisionado con el jefe de la Policía Preventiva, Guillermo Lachica Campoy, de quien sería bueno conocer su opinión sobre la actitud del supervisor de Tránsito Municipal que, por cierto y a decir de los oficiales de vialidad urbana, sigue insistiendo que buscará ser jefe de esa área de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios