OUT 27 

on

UNA SOLA CARRERA en una doble jornada es prácticamente una producción nula en un equipo de beisbol, y con un solitario timbrazo repartida en esos dos cotejos, no te va a dar para mucho, a menos que el contrario no registre una sola anotación. Y aún con eso, no ganarás mucho… FUE SOLAMENTE una carrera la que los Bravos consiguieron todo el día contra el pitcheo de los Rieleros, pero incontables las ocasiones que fabricaron para buscar llegar a la tierra prometida, sólo que también fueron varias las veces que se corrieron pésimamente las bases, y también las veces que muchos compañeros esperando el remolque, se quedaron anclados en los senderos, siendo esto último entrada tras entrada, como repeticiones, ver al zurdo Misael Núñez salir de graves problemas, y manteniendo con hilos muy delgados la ventaja de una carrera que prevaleció hasta el final de los nueve capítulos en el primer desafío… FUE EN VERDAD desesperante ver episodio tras episodio oportunidades perdidas, una tras otra, sin que se lograra apoyar la formidable actuación que desarrollaba el pitcher abridor Juan Orozco, quien lanzó mucho mejor que su antagonista, sin embargo el juego no le dio como debió haberle dado. Hasta con el manager contrario jugando mal en la última entrada, cuando con un corredor sobre las bases, el timonel rielero embazó con pasaporte intencional la carrera que de haber llegado a home hubiera sido la del triunfo para los Bravos, sin embargo, con corredores en los últimos cojines, nuevamente el batazo oportuno se quedó en la cueva. Con dos fuera, un imparable habría significado el triunfo para los Bravos, y Mario Landa habría conseguido el título de chivo expiatorio, pero estaba visto que nada iba a salir bien para los anfitriones… LA DOBLE JORNADA entre Bravos y Rieleros, al final de las batallas, quedó con un triunfo para los empalmenses, con el segundo desafío quedando nulo debido al empate que se registró en el juego vespertino, del cual sólo se pudieron jugar ocho episodios. De esa manera, la serie regresará para jugarse nuevamente en Cajeme en dos semanas, pues aún y si los Rieleros lograran barrer a los Bravos, todavía tendrían que buscar un cuarto triunfo en tierras yaquis… NO FUE UN DOMINGO placentero para el manager de los Bravos don Bernardo Beltrán, quien al inicio del segundo encuentro, después de caer en el primer partido, se dirigió a sus jugadores, y no precisamente con palabras tiernas, pues el popular "Nayo” se notaba muy molesto por tantas y tantas fallas de los muchachos en el encuentro, sobre todo con un pelotero al que mandó ejecutar una jugada de toque de bola cuando había corredor en segunda, buscando igualar el pizarrón, y el jugador en cuestión no acató la orden. Y no estamos inventando esta historia, ya que Beltrán personalmente nos comentó el detalle en cuestión… LOS PARTIDOS de la semana próxima serán de vital importancia para la franquicia de casa, pues deben regresar con una división cuando menos, cualquier otro resultado colocaría contra las cuerdas a los Bravos, pero se confía en que los muchachos sacarán la casta, y volverá a ser elm equipo que vimos luchar con garra en la serie anterior. Es lo que esperamos… UNA EXCELENTE oportunidad dejaron ir los Yanquis de Nueva York ayer jugando en Baltimore, perdiendo el primero de una doble cartelera contra el peor equipo de todo el beisbol, los Orioles, un conjunto que "se está esforzando”, y haciendo todo lo humanamente posible, por terminar la temporada con la mayor cantidad de derrotas. Otra vez falló el pitcheo abridor con el regordete C. C. Sabathia recibiendo las cinco carreras en el descalabro de 5-4, y por supuesto que el triunfo significó una bocanada de oxígeno para el piloto de los oropéndolas, quien debe encontrase en tres y dos hablando de su continuidad como dirigente del conjunto. Con 65 derrotas ya en la campaña, la temporada está ya perdida para los Orioles, el primer equipo al que podemos colocar fuera de la contienda por el título de su liga… POR SUPUESTO que ese fracaso no deja nada bien parado al manager yanqui Aaron Boone, quien ha sido fuertemente criticado por la prensa neoyorquina por no hacer los movimientos correctos en algunos partidos, y aunque podríamos asegurar que su cabeza está por el momento fuera de peligro, tampoco podemos augurarle una estadía prolongada con el equipo de la familia Steinbrenner en caso de continuar dirigiendo igual… POR AHORA concluimos, hemos llegado al final, cayó el OUT 27 y nos vamos, con la promesa de que estaremos nuevamente mañana con ustedes… Se acabó el juego… ¡BUEN DÍA!

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios