TRAS LA PISTA

on

EN LAS PRIMERAS horas de ayer se cometió otro asesinato y llegamos a diecinueve homicidios dolosos en julio, convirtiéndose de esta forma en el mes más violento del 2018. Todavía falta esperar que suceda en lo que resta de este séptimo mes del año que ha figurado como el más sangriento de todos los tiempos, al consumarse 19 crímenes de manera ininterrumpida, ante el desconcierto de las autoridades que no logran atinar en dar con los responsables de esta masacre que se ha tornado interminable, pero más que eso prevalece la incertidumbre de que habrá de suceder en los catorce días que le faltan a este mes, en virtud de que las autoridades siguen completamente despistadas y esto no puede continuar así… CONTRARIAMENTE a lo que ocurrió en días pasados en la Cascada donde apareció una hielera con los restos mortales de un hombre, consistente en cabeza, brazos y piernas, ayer, únicamente apareció el dorso. Es decir el tronco. Sin cabeza, brazos y pies. En un momento se llegó a pensar que pudiera tratarse de la parte del cuerpo humano que no se localizó en esa ocasión, pero médicos forense y personal de Servicios Periciales que encabeza el químico Antonio Piña Montoya lo descartaron, al conocerse que tenía otro tipo de "cortes”. Hasta avanzada la tarde no se había localizado el resto del cuerpo humano, es decir, la cabeza, así como las extremidades superiores e inferiores lo que mantenía bajo expectación a las autoridades policiacas. El hallazgo ocurrió en calle 10 y 400 frente a las colonias Villas del Trigo y Héroes, en el sur de la ciudad. Fue dejado dentro de una bolsa de papel envuelta en una cobija. Se esperaba el hallazgo de las otras partes humanas porque así difícilmente va a ser identificado… POR LA TARDE, un grupo de integrantes de la etnia yaqui tomaron la caseta de cobro de Esperanza para demandar que se ponga fin al robo de ganado y a la quema de casas y vehículos. Algo muy parecido a lo que está sucediendo en la ciudad, en cuanto a daños causados por incendio, delito que tampoco ha sido atacado aquí. Precisamente ayer, en la colonia Montecarlo fue incendiado un sedán Attitude, modelo reciente. Se utilizó una de las cada vez más comunes bombas de fabricación casera, las llamadas "molotov”. Bueno fuera que la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) decidiera a trabajar de una vez por todas y acabara con tanta impunidad o acaso van a esperar que el municipio reciba el apoyo del jefe de la nación electo, Andrés Manuel López Obrador, para que envíe el estado de fuerza necesario para terminar con todas las expresiones de violencia que traen de cabeza a las autoridades de los tres niveles de gobierno… FALTABAN escasos minutos para las 19:00 horas, siete de la tarde de ayer, cuando sujetos no identificados perpetraron otra ejecución; ahora en agravio de un individuo que junto con su pareja se encontraba alojado en la habitación 104 del Hotel Bugambilias, en calle Allende entre Tlaxcala y Tabasco, donde personal de Servicios Periciales de la FGJE localizó sesenta envoltorios con "crystal”. De esta manera se consumó el asesinato número 20 del mes de julio y los policías sólo llegan a colocar cintas amarillas, estropear la labor de los comunicadores y de paso juntar casquillos percutidos. Qué lástima que su tarea se haya circunscrito solo a eso, mientras que los emisarios de la muerte siguen paseándose tranquilamente por las calles de la ciudad. Toda la población los ve y a todas horas, menos los representantes de la ley o de plano se voltean para otro lado para no hacerlo y ante ese panorama no le queda otra alternativa a Cajeme más que se militarice. Bueno fuera que tanto el Secretario de la Defensa Nacional (SEDENA) Salvador Cienfuegos Zepeda y el comandante de la cuarta zona militar, Norberto Cortés Rodríguez, voltearan hacia a este jirón de la patria sonorense y enviaran las fuerzas militares necesarias para que acaben con este sangriento clima. Algo se tiene que hacer. Esto no puede seguir así. Los cajemenses no merecen esta inseguridad y elevada criminalidad y si las autoridades municipales no alzan la voz, al menos que el Ejército Mexicano tome la decisión de sitiar la ciudad… DESDE EL PASADO fin de semana Jesús Antonio Valdez Varela es el nuevo comandante de la Delegación Poniente de la Policía Municipal. Reemplazó en el cargo a Rigoberto Valenzuela, a quien de plano le quedaron muy grandes los zapatos de sus antecesores. Sin duda es producto de otra de las alquimias que se hicieron en la corporación con desafortunados resultados y hay a quienes todavía se les llena la boca de rendir pleitesía… La muestra está en que nunca antes Ciudad Obregón y sus alrededores había vivido un abandono completo en cuanto a vigilancia y prevención del delito. En su momento la historia los juzgará y si no al tiempo. También aquéllos que lejos de servir a la sociedad se sirvieron con la cuchara grande serán exhibidos… SEGURAMENTE de todo esto ya tomó nota el nuevo alcalde electo y quien no se va a dejar a llevar por el canto de las sirenas por aquello de que afloran los "boquisueltas” porque es una característica muy singular del mediocre. A estas alturas del juego sus asesores en el tema de seguridad pública deben tenerle una radiografía muy completa de lo que ocurre en el edificio de las calles Jalisco y 300. Incluso ya se barajan nombres de esos pillos vestidos de policías que tendrán que abandonar las filas. También de esos "acelerados” que ya se hacían sentados en el mullido sillón de la oficina más elegante de la Jefatura de Policía Preventiva y Tránsito. Hay insistentes versiones que ya fueron tachados de la lista. Aunque también es fundamental que se entienda que Cajeme no requiere de perfiles militares, muchos menos de policías federales. Aquí se necesita que el próximo secretario de Seguridad Pública sea un policía preventivo de carrera. Insistimos no se requiere de mayores ni capitanes de la milicia sino de gente con convicción policial y mística de servicio como en su momento lo fue don Jesús Estrada Medina, un jefe policiaco ejemplar. De otra forma, esto volverá ser un total fracaso… AL COMANDANTE de Cócorit, Alfonso Cánez Soto, habría que recordarle que el pez por la boca muere y sus protectores ya están con un pie afuera, además de que su perfil se dice que ya es analizado por los que vienen y lo más recomendable es que no siembre tempestades porque cosechará calamidades como les ha ocurrido a otros. Es importante que le quede claro que el periódico EL TIEMPO no da protección a nadie, pero en su momento delatará sus trapacerías. Luego seguimos y les damos detalles.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios