TRAS LA PISTA

on

Martin Alberto Mendoza/EL TIEMPO

ASESTAN MILITARES Y ESTATALES GOLPE SIN PRECEDENTES AL ASEGURAR CASI 600 KILOS DE ‘CRYSTAL’ EN EL SIRM; NUEVA ALCALDESA DEBE DESIGNAR A JEFE POLICIACO A CONCIENCIA; ESCANDOLOSA ADQUISICIÓN DE CARRO HIZO ALTO MANDO DE LA JALISCO Y 300

CONTUNDENTE revés a mercaderes de la droga asestó personal militar del 60 batallón de Infantería con sede en Esperanza y elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) tras asegurar un cargamento de casi 600 kilogramos de ‘crystal’. Sin duda el más significativo del que tiene historia en el Valle del Yaqui. Indudablemente que este es el trabajo de inteligencia que se requiere aquí en la ciudad para que de igual forma se logre dar y desarticule a los grupos delictivos que durante el mes de julio han cometido veintidós ejecuciones. Volviendo con el tema inicial, el decomiso de la droga sintética es el golpe más significativo del que se tiene historia en la región en cuanto a ese tipo de narcótico como es la metanfetamina y cuyo costo en el mercado negro se estima en casi 149 millones de pesos, según el comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado. Se desconoce si esa carga de droga llegó al Valle del Yaqui o bien iba a ser transportada vía aérea a alguna frontera del norte de la entidad Y como era de esperarse estas acciones sólo podrían provenir de la tropa castrense y agentes estatales como siempre lo han hecho para beneplácito de sus jefes Samuel Rivera Gutiérrez y Luis Carlos Villalobos Chávez, han demostrado que cuenta con capacidad de respuesta al momento de un eventual enfrentamiento. El decomiso se realizó en un ejido del municipio de San Ignacio Río Muerto, donde hay versiones que sus caminos y brechas son el paraíso para delincuentes y todo parece indicar que esto fue suficiente para que se realizara una investigación que culminó con este golpe al crimen organizado, pero además no sólo los lugareños lo sabían sino las mismas autoridades policíacas de ese municipio, pero como siempre es más redituable fingir demencia que cumplir con su deber y prefirieron hacerle al ‘Tío Lolo’, pero han quedado evidenciados… SOBRE ESTO MISMO no se descarta que los mismos agentes policiacos de SIRM se hayan acabado los antidiarreicos de las farmacias de esa cabecera municipal porque no sería la primera vez que se les evidenciara que están coludidos. Bueno fuera que se les investigara comenzando con el jefe de la Policía Municipal, Jesús Ernesto Armenta, ya que para nadie que se jacte de conocer el Valle del Yaqui podría desmentir que ese municipio está convertido en un bastión de la delincuencia. Lo curioso es que cuando alguien llega a buscarlo al edificio policial nunca lo encuentra. Entonces ¿a qué se dedica o en que emplea su tiempo como director de Policía Preventiva y Tránsito Municipal? Ojalá que con la llegada de la alcaldesa electa, Patricia Zulema Magallanes, ponga especial cuidado al momento de designar al quien se hará cargo de la seguridad pública de los pobladores de ese municipio y no vaya ocurrir lo que ha sucedido en otras administraciones donde siempre han designado a cada ‘joyita’… A PESAR DE QUE no se sabe que haya caído ‘El Gordo’ de la Lotería Nacional aquí en Ciudad Obregón y menos que un jefe policiaco ha sido arropado por la diosa fortuna, trascendió escandalosamente que ayer uno de los mandos policiales adquirió un vehículo tipo vagoneta en la nada despreciable suma de 245 mil pesos constantes y sonantes, uno tras otro, en un lote de carros que se localiza por la calle Coahuila en el Centro de la ciudad y luego dicen que son inventos del reportero. Nada más que no vaya a salir como Miguel Rodríguez Valenzuela y que argumente que es un regalo de su ‘abuelita’. ¡No la chiflen, señores, que es cantada! Ni modo es el año de Hidalgo y entre menos efectivo se lleven mejor. Ojalá que el próximo gobierno desde el federal hasta el municipal los investigara, porque no se vale que mientras Cajeme está inmerso en una ola de asesinatos uno de los jefes policiacos muestre esos dispendios. ¿De qué se trata, pues? ¿Dónde está la honestidad de la que tanto se han jactado, porque ni modo que argumente que es producto de su trabajo? Ni hablar. Algún día lo alcanzará el brazo de la justicia porque no es la primera que hace ese tipo de derroches. Hace meses, se dio el lujo de un suntuoso festejo… JUSTAMENTE este viernes se cometió otra ejecución. Esta vez se registró en la Comisaría de Esperanza a plena mañana. La víctima era un conocido vecino de la cercana Villa. De esta forma llegamos a 22 ejecuciones en apenas veinte días transcurridos de este sangriento mes de julio y a ciento once en el 2018 y todavía no se vislumbra para cuándo termine esta masacre. La tarea es de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) cuyo comandante, Rafael Sandoval Vega, quien es ahora el jefe inmediato de Lidia Flores Chávez, Heriberto Bracamontes Yépiz y Roberto Ávila Durán, quienes fueron comisionados a esa corporación gracias al ‘madrinazgo’ de Claudia Indira Contreras Córdova, vicefiscal de Feminicidios y Delitos por Razones de Género, pero muchos se cuestionan ahora que llegue la nueva administración municipal permitirá este tipo de comisiones cuando para nadie es un secreto que existe un grave déficit de personal precisamente para la vigilancia y prevención del delito en la Policía Municipal. Habrá que esperar que ya falta poco… EN VILLA BONITA los municipales se aventaron una buena y una mala. La primera consistió en el salvamento de un bebé de dos años que se quedó encerrado en el automóvil que conducía su madre, quien lo dejó estacionado frente a una tortillería y la otra es que no lograron capturar a robacarros que tuvieron a ‘tiro de piedra’ bajo el argumento de que presumieron que el vehículo que les iba cerrando el paso para alcanzar un pick up robado era supuestamente conducido por los reportantes. No tiene lógica, pero ni modo. Demostraron que no están hechos para este tipo de eventos. Pueda y que pa’la otra se demuestren los suficientes tamaños para atorar a otros ladrones de carros. Bueno. Luego seguimos.

Entre el jueves y el viernes nos enteramos que el Ejército realizó considerables decomisos de drogas, armas, municiones y hasta un vehículo blindado. En los primeros dos casos que ocurrieron entre Sahuaripa y Yécora, se informó de enfrentamientos a tiros con un grupo de sicarios, de los que no resultó herido ni un gatillero, ni un soldado. ¿No le parece raro?, lector, lectora. El siguiente caso ocurrió en el ejido Enrique Landa, del municipio de San Ignacio Río Muerto, donde también elementos castrenses, decomisaron nada menos que 400 kilogramos de cristal, que no es cualquier cosa porque de un kilogramo salen varios miles de dosis, ahora multiplicado por 400, estamos hablando que esas cantidad de metanfetaminas alcanzaba para un mundo de gente. O sea, estuvieron magníficos los dos decomisos, sin embargo, hay un detallito. Por qué no hubo detenidos, si en el caso de los enfrentamientos eran decenas de sicarios, que sostuvieron una primera balacera y corrieron y después tuvieron la desfachatez de regresar con más refuerzos. Y en el caso de Río Muerto, en ese laboratorio que aseguraron seguramente no trabajaban ni tres ni cuatro personas, sino decenas. Por lo que ahí la magnificencia de las dos acciones, bajan de calidad hasta la mitad o menos, porque los autores de los hechos andan libres como el viento para seguir haciendo de las suyas en el momento que se les antoje. No podemos asegurar, porque no nos consta, que en estos casos haya habido corrupción o arreglos de por medio, porque además apenas el que lleva el morral sabe lo que pesa y sabemos que no se enfrentaron  con madrecitas de la caridad, pero el hecho de no haber detenido a nadie le quita el sabor al caldo o le quita la cereza del pastel. Porque muy diferente hubiese sido hacer esos considerables decomisos y a la vez, sacar de circulación a todos los involucrados, para cerrar el capítulo, sin embargo, así quedó abierto y podemos apostar que nunca se cerrará…………. El uso excesivo del celular en los últimos tiempos ha generado una serie de problemas en las personas. Algunos de salud, otros de índole familiar y social. Pero en ocasiones el asunto se agrava más cuando descuidamos puntos vitales de nuestras vidas que se pueden convertir en tragedias. En las últimas horas nos hemos enterado de dos olvidos de niños en vehículos, que de ninguna manera podemos asegurar que haya sido por el uso del celular de quienes cometieron esa falta. Pero las sospechas de los comentaristas de las notas en las redes sociales, no se hicieron esperar. Específicamente ayer en la colonia Villa Bonita, a una señora por un lamentable descuido o distracción se bajó y dejó a su niño de dos años al interior del vehículo y se dirigió a una tortillería, donde se percató que el auto se cerró. Repetimos nosotros no sabemos en realidad que le pasó a la madre de ese niño, que bien pudo ir apurada o con algún pendiente serio que la distrajo, pero en las redes sociales, se maneja la sospecha de que la dama haya ido distraída con el celular. El otro caso pasó ayer mismo en Texas, Estados Unidos, donde una pobre criatura de tres años perdió la vida al ser olvidado al interior del camión que lo trasladaba diariamente de su casa a la guardería y viceversa. Tampoco sabemos si el chofer se distrajo con el celular, pero igual en los medios electrónicos, no descartan la sospecha. Lo cierto, es que actualmente es la comidilla del día, ver a personas de todas las edades, pero sobre todo a jóvenes de ambos sexos, idiotizados con el celular. Lo usan comiendo, lo usan en el baño, lo usan caminando por la calle, lo usan en bicicleta, lo usan conduciendo vehículos, lo usan en las reuniones familiares, donde ocupan su mente de lleno en el teléfono e ignorando totalmente la conversación de lo demás. Esto ha llegado a un grado en el que las autoridades deben considerar algunos casos extremos ya como una enfermedad que requiere atención psicológica o de la que sea, pero ponerle remedio a esta situación. El teléfono es una herramienta tan útil que nos sirve para comunicarnos con amigos y familiares individualmente o en grupo, para trabajar, para realizar compras y para muchas otras cosas más, hasta donde todo está perfecto, sin embargo, como en todo, los excesos en el uso de esos dispositivos, son los que nos están haciendo daño como sociedad y no sabemos hasta qué grado vayamos a llegar.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios