ARENA POLÍTICA

on

PUEDE QUE USTED NO LO CREA DE INICIO, PERO LOS MÁS FELICES DE LA TERCERA DERROTA DE MORENA EN LA VIDA POLÍTICA DE SONORA DESDE QUE GANARON LA ELECCIÓN el pasado uno de julio son… los morenistas.

Puede resultar un contrasentido esta afirmación, pero si le explico, seguramente va a coincidir con esta Arena Política.

Resulta que al interior de MORENA perviven dos grupos antagónicos que se disputarán a partir de Septiembre próximo, la hegemonía, la toma de decisiones, el control absoluto de la organización que gobernará el País en los próximos seis años.

Uno de ellos es el de la estructura original de Movimiento de Regeneración Nacional que controla el senador electo Alfonso Durazo Montaño, y el otro que se mueve en las sombras, de manera paralela pero con la misma influencia en el plano nacional y que es el Movimiento Progresista.

Este último es la falange desde la cual se construye el proyecto político a mediano y largo plazo de Marcelo Ebrard y que en Sonora encabezarán dos figuras relacionadas con la izquierda más representativa: Petra Santos y Benjamín Aguilar, ambos muy ligados al futuro canciller mexicano.

Ellos junto a otros personajes concentrados en el centro del País pero con influencias en el Estado, han empezado a operar de manera subrepticia para construir un proyecto alterno en Sonora que les permita disputar espacios en la toma de decisiones de esa organización política no en el momento inicial de los mandatos legislativos y municipales, sino cuando incremente el desgaste por la natural acción de gobierno.

Y en esa misma medida, el grupo de Petra Santos empezará a jalar adeptos de la izquierda sonorense aglutinada en Morena para construir incrementalmente el proyecto de Marcelo Ebrard y a la vez disputarle la toma de decisiones a Alfonso Durazo, quien concentrado en su próxima responsabilidad en la Secretaría de Seguridad Nacional, de muchas maneras se despegará del Estado y perderá contacto personal con la militancia.

Por eso, los tres tropezones o derrotas políticas que han echado sobre sus alforjas los morenistas dirigidos por Jacobo Mendoza en estos momentos, es un triunfo colateral para los del Movimiento Progresista aunque este grupo se encuentre fuera del radar de los analistas del quehacer público sonorense.

Tres derrotas políticas que marcan además la ruta de MORENA rumbo al ejercicio de gobierno a partir de septiembre: la primera de ellas cuando los operadores del Sistema Estatal Anticorrupción tejieron discreta pero eficazmente la designación del más reciente miembro de ese organismo en sustitución del mediocre e interesado Alberto Hazz Díaz, y en donde los morenistas y sus apoyadores no tuvieron oportunidad de influir aunque quisieron tener el control del tema.

La otra derrota en la que ni siquiera pudieron participar abiertamente, fue en el tema del aborto y de la muerte asistida, un asunto que Jacobo Mendoza anticipó como parte de la agenda legislativa de esa fracción en la Cámara Local, y mereció el rechazo de la gran mayoría de los sub grupos sociales, conservadores en su mayoría, del colectivo sonorense.

Y la tercera derrota la recibida recién en el Congreso del Estado cuando, a pesar de sus intentos de obstaculizar el quehacer en la cámara local y sus estrategias diseñadas y desplegadas desde la época de los 70’s del siglo pasado, no pudieron impedir el desarrollo de la sesión extraordinaria.

Ahí como se sabe, se realizaron reformas constitucionales en el Estado que permitirán un mejor desarrollo de la sociedad sonorense y un equilibrio en la toma de decisiones políticas.

La desaparición del fuero es una estrategia asumida por los legisladores locales anticipándose por supuesto a una tendencia nacional que se concretará a partir del arribo de Andrés Manuel López Obrador al poder ejecutivo.

Pero lo que mereció al reclamo de las agrupaciones de Morena, fue la ley a aprobación de la Ley de Mejora Regulatoria en donde los municipios tendrán la facultad de participar en decisiones antes asignadas exclusivamente al legislativo y sobre todo, intervención para aprobar o rechazar reformas planteadas a la constitución sonorense.

En lo sucesivo, a partir de la publicación de estas reformas en el Boletin Oficial del Gobierno del Estado, se harán efectivas las nuevas disposiciones.

Con ello, también se bloquearía la posibilidad de que el partido de la izquierda recurra a impugnar las nuevas medidas mediante una controversia constitucional, porque ciertamente tienen hasta 30 días para llevar a cabo ese movimiento jurídico, pero de facto estarían impedidos pues no están investidos como una autoridad con presencia jurídica.

Ciertamente se observó una interesante operación política, en donde la negociación, el diálogo y los consensos derivaron en este resultado que abolla la corona electoral de Morena.

El coordinador de los diputados del PRI Epifanio Salido demostró que ante la inexperiencia de los operadores políticos de Morena, la veteranía en la disputa de temas que tienen efectos en la toma de decisiones es fundamental.

Desde esa perspectiva, en la Cámara Local definitivamente quien se colgará ese blasón será el Pano Salido quien demuestra de esa manera que ha aprendido de errores y ha aprovechado las experiencias.

Así es que haga lo que haga Morena en lo sucesivo, ese partido y su dirigencia estatal lleva ya tres derrotas, y aún no empiezan a participar en la acción pública de Sonora.

Y Petra Santos y Benjamín Aguilar, sentados a la orilla del río.

EN EL MISMO TERRITORIO DE MORENA, LES COMENTÁBAMOS RECIENTEMENTE QUE UNO DE LOS LEGISLADORES LOCALES QUE FUE ELECTO POR LA COALICIÓN CON EL PT y PES renunciaría al cargo para dedicarse a sus actividades y cederle el espacio a su suplente.

Se habla en trascendidos que el diputado local electo por Cajeme Orlando "El Siri” Salido en algún momento solicitará licencia a su puesto para cederle el espacio a Juan Gabriel Pérez Pérez, cuyas credenciales nadie conoce y tampoco si se mantendrá en la línea de acción del partido de Jaime Moreno o se sumará a MORENA.

A ver.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios