CIUDAD DE MÉXICO. La cancelación del Acueducto Independencia no está en los planes del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cual dejó en claro en su conferencia matutina.

“Consideramos con esta decisión que estamos tomando de entregar agua suficiente a los pueblos se puede resolver esta situación, porque también ahora cancelar eso no va a resultar problemático, ya hay una inversión, además el agua para Hermosillo que también se requiere, pensamos que nos va alcanzar”, dijo.

Y es que en su intervención en el evento al que acompañó ayer al presidente en Vícam, Cuauhtémoc Cárdenas, solicitó la cancelación del Acueducto que lleva agua de la presa El Novillo a la capital de Sonora.

López Obrador dijo que con los proyectos en materia hidráulica que contiene el Plan de Justicia para el pueblo Yaqui, se resolvería el tema del desabasto de agua en la etnia.

“Vamos a verlo con calma, porque no es así, sí o no, considero que nos va a alcanzar el agua haciendo justicia a los pueblos yaquis, si hay un uso racional y modernizamos los sistemas de riego”, añadió.

Entre los proyectos hidráulicos para la etnia están la creación del Distrito de Riego número 18 que los indígenas operarían, con 126 mil 259 hectáreas, 61 mil 223 de estas irrigables con los 673 millones de metros cúbicos de agua que tendrán disponibles, además de la construcción del acueducto Oviáchic-Las Guásimas.

ASÍ NACIÓ

El Acueducto Independencia surgió en 2010 como la piedra angular del proyecto Sonora Sistema Integral, apodado “Sonora SI” por la administración de Padrés Elías, pensado para llevar el abastecimiento de agua potable a varias ciudades afectadas por la grave sequía que, incluso desde entonces, ya afectaba al estado.

Para los que recuerdan, fue aquel año en que la presa Abelardo L. Rodríguez, entonces principal fuente de agua para la ciudad capital de Hermosillo, se secó completamente. Desde entonces que el Río Yaqui surgió como la principal alternativa para “salvar” a la ciudad; o así es como se propuso la idea ante los sonorenses.

El plan original consistía en un sistema para trasvasar hasta 75 millones de metros cúbicos del líquido vital desde la presa Plutarco Elías Calles, entre los municipios de Soyopa y San Pedro de la Cueva, hasta la presa Abelardo L. Rodríguez, ubicada en la cuenca del Río Sonora ¿El obstáculo? un tratado con más de 50 años de historia sobre a quién le corresponde otorgar el permiso de realizarlo.

En 1940 el presidente Lázaro Cárdenas restituyó por medio de un decreto el territorio de la tribu Yaqui, así como su derecho a 50% del agua que corre por el río al que dan su nombre. A pesar de esto, históricamente esta comunidad nunca ha recibido los recursos que por derecho le corresponden, llegando al punto que actualmente hay regiones donde esta población carece de agua potable para subsistir; esta se pierde en el camino para abastecer a grandes productores agrícolas y otras poblaciones del sur de Sonora.

Aún con esto la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aprobó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Acueducto Independencia en noviembre de 2010, dejando de lado uno de sus principales requisitos: informar y obtener el consentimiento de las comunidades indígenas afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: