PARECIERA QUE cada vez es más la violencia que se respira en el municipio, en virtud de que no se detienen las ejecuciones y las desapariciones forzosas, por lo que necesariamente el jefe máximo de las fuerzas armadas en Cajeme, Carlos Javier Lamarque Cano, tendrá que hacer algo sin más demora, en un rubro que se ha convertido en el peor dolor de cabeza para las familias que habitan este jirón de la patria sonorense. Los cambios no pueden aplazarse más, porque cada día que transcurre lamentablemente se traduce en pérdidas humanas como sucedió el anochecer de ayer, cuando emisarios de la muerte asesinaron con proyectiles de arma de fuego a un joven de 20 años, en el fraccionamiento Misión San Xavier. A la víctima le apodaban “El Cruzito” y conste que no fue el único ataque armado que se vivió durante la tarde. La situación es del suyo crítica y por ende el presidente municipal tendrá que tomar la sana decisión de remover de una vez por todas al comisario de Policía Preventiva y Tránsito Municipal, Cándido Tarango Velázquez, que todo lo quiere solucionar con reuniones de mandos medios. Es la misma cantaleta de siempre, sino de todos los días, pero sí de dos o tres veces por semana, mientras que él sigue ausente en su trabajo que consiste en salir a combatir sin descanso alguno a grupos criminales que, hasta el momento no aflojan su paso destructivo. Es momento, que el jefe de la comuna tome la radical decisión de una vez por todas, de darle las gracias al capitán de fragata de la secretaría de la Marina y armar una nueva terna para suplirlo a la brevedad posible. Se insiste en que ya debe darse esa designación, y bien pudiera ser a un mando de la misma corporación. Mucho se ha dicho que se cuenta con muy buenos perfiles dentro de la dependencia para que supla al jefe militar en cuestión, sin necesidad de pasar aprietos. Incluso, seguros estamos que la misma tropa lo iba apoyar como en su momento lo hicieron con el excomandante, Eliud Vargas Flores, cuando durante varios meses al frente de la Policía Preventiva. Lo mismo puede suceder en la actualidad y máxime que en el escritorio del munícipe existen varios profesionistas que están dispuestos a asumir esa delicada encomienda. Uno de ellos es precisamente Efrén Sánchez Camacho, quien conoce bien a bien cómo manejar un cuerpo policíaco, algo que jamás podrá hacer Tarango Velázquez porque como mucho se ha dicho aquí, no son las mismas tareas de la Marina a las de una institución policial, así que ya se le acabó el tiempo al veracruzano. De no entenderse así, seguirán cayendo más vidas como sucedió durante el atardecer y noche de ayer. Les cuento…INICIALMENTE a eso de las 18;30 horas dieron muerte al “Cruzito” en calle Santuarios entre Convento y Catedral, en la Misión San Xavier. Habían transcurrido alrededor de ochenta minutos. Menos de una hora y media, cuando en calles Coahuila y Plutarco Elías Calles, en la colonia Nueva Palmita, se reportó otro asesinato. Esta vez, la víctima fue Oscar Daniel “El Chirrinas”, de 30 años. Fue inmolado a balazos y así llegamos a once ejecutados en apenas cinco días. Es decir, sigue manteniéndose la cuota de sangre de dos muertos por día y esto no puede continuar así, por lo que urge la salida de Tarango. No pueden esperar a que cumpla los cien días que pidió, según él para enderezar el barco, porque entonces cuántas vidas más se tendrían que perder. También es importante que se tome en cuenta el proyecto del exdiputado, Juan Gabriel Pérez Pérez, quien al igual que el empresario de la seguridad privada, Sánchez Camacho, ya levantó la mano para hacer algo por el municipio de Cajeme que vive momentos más que difíciles, cruciales. No se trata de dejarle todo a la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) de la secretaria de Seguridad Pública del Estado que ahora encabeza, María Dolores del Río Sánchez, porque no hay que olvidar que la Policía Preventiva cuenta con mayor estado de fuerza. Tampoco se puede encomendar la seguridad a personal de la 4ta Zona Militar que dirige el general, Jorge Ambia Minero y tampoco a la 4ª Zona Naval a cargo del almirante, José Tomás Jorge Tress Zilly, debido a que son instituciones que han estado trabajando de apoyo, aunque no con los resultados esperados, debido a que gatilleros a sueldo siguen con la mortal encomienda de destruir vidas sin importarles la hora y el lugar aprovechando la impunidad que parecieran tener…SOLO COMO RECUENTO, ayer dos viviendas fueron tiroteadas; una con poco menos de ochenta balazos en la colonia Sierra Vista. Por fortuna sus moradores no se encontraban de momento, pero cuando llegaron y se enteraron de lo sucedido vivieron instantes de histeria. Entre ellos había jovencitas y niños que complicadamente pudieron digerir semejante ataque contra ellos, porque al final estaba dirigido hacia los habitantes de la vivienda que se localiza en calle Montes Colorado y bulevar Sierra Vista. Por fortuna solo hubo daños materiales a la fachada y cristales de una ventana. Después por rumbo de la calle 23 Regimiento de Caballería al poniente de la Michoacán en el fraccionamiento Pradera Bonita, sujetos no identificados se dice que hicieron decenas de disparos en ráfagas contra otro domicilio. Ahí fueron más lejos, en virtud de que derribaron un portón metálico con un vehículo pick up y se llevaron a un hombre que repelió la agresión. Se presume que lo privaron ilegalmente de la libertad herido, según las manchas hemáticas que se localizaron en la banqueta del inmueble. El estruendo de los disparos sacudió gran parte del sur de Ciudad Obregón, esto, mientras el señor Tarango estaba reunido con sus mandos medios perdiendo el tiempo porque son juntas estériles que nada aportan al mejoramiento del virulento ambiente en el que vivimos. Por supuesto que de esa manera justifica una inacción, pero lo más lamentable de todo es que estando o no en reuniones el jerarca policial no acude a ningún llamado, por lo que para el caso da lo mismo…NO TODO TERMINA con esos episodios, a eso de las 13:10 horas, sujetos con vestimenta similar a los castrenses “levantaron” a una mujer y una niña, a quienes interceptaron en calle Tabasco y bulevar Ramírez, Se las llevaron en un carro pick up marca Toyota y uno de ellos condujo el automóvil Mazda 6 color vino que abordaba la fémina y la menor. Huyeron por la Tabasco al sur rumbo a la 300, esto, ante la impotencia de la ciudadanía que observa los episodios en cuestión y los cuales son reales y no de ciencia ficción, pero qué hacer, sí las autoridades encargadas de vigilar y prevenir los delitos no están por ningún lado. No es posible que se sigan sumando estos acontecimientos de alto impacto, y la inseguridad no solo haya alcanzado, sino rebasados índices insospechados, mientras que el responsable de afrontar este grave problema social se mantiene como don “Sebas” muy tranquilamente en el área de confort. Cuánto tiempo habrá que seguir soportando negligencias e ineptitudes. No sabemos, pero, mientras tanto los asesinatos y “levantones” van en aumento y quién no lo crea que haga un recuento de hechos…EN OTROS ASUNTOS, excelente nombramiento hizo el alcalde Carlos Javier Lamarque Cano, al designar como nuevo administrador de la Central de Autobuses, al exjefe de Tránsito Municipal, Jesús Manuel Piña Soto, el tremendo “Piñita”, quien sumó a su equipo de trabajo como coordinador general, al exagente del Ministerio Público del Fuero Común, Emiliano Héctor Ramos López. Dos servidores públicos natos, honestos y con mucha empatía. La verdad nos da muchísimo gusto que se les brinde la oportunidad de servir. Ambos son ampliamente conocidos en el mundo policíaco, pero sobre todo por su gran sentido y valía humana. Mejor encomienda, no les pudieron haber hecho. El mayor de los éxitos para ambos…Luego seguimos, Dios mediante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: