“Siempre hay queso rallado, siempre hay frijoles, y casi siempre tenemos pan”, aseguró la señora Dora Sotelo, encargada del comedor comunitario de la colonia Esperanza Tiznada, quienes se han quedado sin los apoyos que le brindaban los gobiernos federal, estatal y municipal.

La promotora de este comedor, y encargada del centro de acopio de la misma colonia, explicó que les retiraron el subsidio desde la semana pasada, el gobierno del estado les quedó debiendo septiembre, pero el municipio no da su aporte desde el pasado mes de julio.

Dio a conocer que el apoyo llegaba por porcentajes para acciones específicas, como gasolina, luz, comida, transportación, contador, etcétera, con un ingreso total y mensual de 18 mil pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: