Luego de calificar como un problema la negativa de cientos de ciudadanos a vacunarse contra Covid-19, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, llamó a inmunizarlos “mientras duermen”.

Aunque reconoció que aún hay muchas dudas en torno a las vacunas, se inclinó por ir casa por casa, según el portal Inquirer, para mejorar las tasas de inoculación y reducir el riesgo de contraer el virus, así como evitar casos graves por la enfermedad que ya causó la muerte de 39 mil personas en la nación.

El mandatario al reconocer bajos niveles de inmunidad ante la pandemia y no sólo por un limitado acceso a vacunas, sino por la renuencia de la población, por lo que reiteró que las personas que no se quieren vacunar son un severo problema.

Asimismo, exhortó a quienes ya recibieron al menos una dosis a mantener las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas y respetar el distanciamiento social.

En esta nación apenas se rebasó el 10 por ciento de la población completamente vacunada contra Covid, de acuerdo con Our World in Data.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: