Edición / MO

Parras de la Fuente, Coahuila. – Dicen que lo que hacemos fuera de la ley no deja nada bueno, esto mismo le ocurrió a una jovencita en estado de gestación que estando en un acto de rapiña, estuvo a punto de morir aplastada cuando se le vinieron encima 20 sacos de cemento quedando inerte bajo los bultos, siendo necesaria la asistencia de paramédicos para su traslado a un centro hospitalario de la ciudad.

El incidente ocurrió el miércoles a las 18:00 horas aproximadamente, a la altura del kilómetro 141 de la carretera libre a Torreón, justo en las inmediaciones del ejido El Porvenir, demarcación perteneciente al municipio de Parras de la Fuente, ubicada en la región Sur del estado de Coahuila.

En el lugar, un tractocamión Kenworth color naranja y de modelo atrasado, volcó a la vera del camino –por causas aún desconocidas–, quedando con los neumáticos parcialmente hacia arriba y con la carga consistente en varias toneladas de cemento, esparcida en un perímetro aproximado a los 100 metros.

Consecuencia de ello, una gran cantidad de viajantes y vecinos de la zona, se avocaron a realizar la clásica rapiña, iniciándose la rebatinga de los cientos de sacos de cemento; partícipe en estos actos, se encontraba una jovencita con siete meses de embarazo, quien, a pesar de su condición, participó sin ningún tipo de miramientos en la rapiña.

Pero para su mala fortuna, en un momento dado se le vinieron encima unos 20 sacos de cemento –o sea una tonelada–, la cual la aplastó parcialmente, siendo necesario la asistencia y traslado de los paramédicos de Cruz Roja Mexicana a un centro hospitalario de la ciudad; el diagnóstico médico es de pronóstico reservado, ya que quedó en observación debido a su estado de gravidez y las lesiones que se causó.

Del hecho tomó nota la Guardia Nacional División Caminos, quienes luego de realizar el Informe Policial Homologado, ordenaron el levantamiento de lo que quedó de la carga, así como el remolque de la pesada unidad a un corralón destinado para tal fin; del conductor se informó que afortunadamente resultó ileso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: