Los Dodgers están de regreso en la Serie de Campeonato. Cuando parecían liquidados, Cody Bellinger los revivió con una descarga de poder dejando el juego 6-5 apuntándose su primera victoria sobre los Bravos.

La novena californiana llegó al octavo inning abajo 5-2, el peligro había desaparecido e incluso una parte del público ya estaba fuera del Dodger Stadium. El patrullero depositó un proyectil directo a las tribunas con dos compañeros en los senderos para igualar todo.

Los Ángeles resucitaron, Mookie Betts produjo la anotada de la diferencia, continúan abajo 2-1 en la serie, pero recuperaron el ímpetu. Julio Urías tendrá la responsabilidad en el Juego 4.

El panorama comenzó alentador para los campeones vigentes, Betts arrancó con un sencillo, detrás de él, Corey Seager aprovechó un lanzamiento que se quedó en zona cómoda para sacudir un cuadrangular de dos carreras.

A pesar del par de rayitas permitidas, el abridor Charlie Morton salió barato, después del macanazo regaló tres pasaportes que llenaron los cojines, el conjunto angelino pudo tomar una distancia considerable, no fue así, dejó vivir a los visitantes y lo pagó.

Los locales se vinieron abajo en el cuarto inning. Austin Riley mandó un elevado profundo que Gavin Lux dejó caer. El descuido dejó a dos corredores en posición de anotar.

Walker Buehler había dominado a Joc Pederson, su disparo cayó en la zona de strike, sin embargo, el umpire decretó bola, su ex compañero respondió un par de lanzamientos después a través de un imparable productor.

Adam Duvall trajo la carrera del empate a la registradora, Dansby Swanson les dio la delantera. Buehler perdió el control, regaló una base por bolas que trajo otra más de caballito. Hasta allí llegó su salida, el público enmudeció.

El serpentinero de Los Ángeles tuvo la aparición más breve de su carrera en la postemporada. Dave Roberts apretó el botón de pánico, cada que un relevista se metió en problemas, lo sacó, cuando terminó el sexto tramo ya había utilizado a seis lanzadores.

Will Smith arrancó el octavo tramo con un sencillo, AJ Pollock también se embasó, el ahora o nunca de los campeones vigentes llegó. Cody Bellinger causó la explosión tras su misil directo a las tribunas. Poco después Betts conectó un doblete productor.

Por primera vez desde el inning inicial, los Dodgers volvieron a timbrar. Atlanta se quedó noqueado, sus últimos bateadores desfilaron en orden ante Kenley Jansen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: