El amor se acaba, dice la canción que cantaba José José, y, al parecer, la ruta para el cambio de puestos importantes en el gobierno del Dr. Alfonso Durazo, está en ese camino.

Rafael Acuña Griego, tomó protesta como nuevo magistrado del Supremo Tribunal de Justicia de Sonora.

¿Quién nombró a don Rafael? La ley dice: “Los nombramientos de los Magistrados del Supremo Tribunal de Justicia serán hechos por el Gobernador del Estado, preferentemente entre aquellas personas que hayan prestado sus servicios con eficiencia y probidad dentro del Poder Judicial o entre las que lo merezcan por su honorabilidad, competencia y antecedentes, en otras ramas de la profesión jurídica. Dichos nombramientos serán sometidos a la aprobación del Congreso, el que otorgará o negará esta aprobación dentro del término, de tres días. Si el Congreso no resolviera dentro de dicho término, se tendrán por aprobados los nombramientos. Sin aprobación expresa o tácita no se podrá tomar posesión del cargo”. Luego entonces, es claro que el nombramiento del jurisconsulto, lo hizo directamente el Dr. Alfonso Durazo, debido a las potestades que le otorga la ley. Y es obvio, el de Bavispe, quiere gobernar con gente cercana a él y Don Rafa, es su gente.

Durante el gobierno (por decir algo), de Guillermo Padrés, se impuso a Sebastian Sotomayor Tovar, un asesor permanente de los diputados panistas en Sonora, para que fuera magistrado, y se hizo, al estilo, con un documento apócrifo, donde en el título expedido por la desaparecida Universidad de Hermosillo, firmaba como directora una persona que, en esa fecha, no lo era. Pero bueno, Padrés quería tener a modo a un magistrado el cual, inverosímil, hubo de rendir protesta ante el Congreso de Sonora, vía fax.

Pero bueno, era clara la intención de Padrés, de gobernar desde el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, vía un incondicional.

No es el caso de Rafael Acuña Griego, hombre reconocido en el ámbito jurídico, sino que, es la muestra clara que el Gobernador gobernará con su gente.

Lo significativo del asunto, es que, luego que el Congreso del Estado aprobó que las facultades que tenían antes de nombrar a figuras alternas del Gobierno, como es aprobar al Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, al Auditor Mayor del ISAF, al fiscal y a otros puestos importantes, regresará a ser facultades del Congreso, y no, como en el pasado sexenio, que se los abrogaron todos a la gobernadora Pavlovich.

Así, cuando esto escribo, y ya con la aprobación de la mayoría de los cabildos, se publicará en el Diario Oficial de Sonora, y entonces, cuando esto se de, se analizará en la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política (CRICP) del Congreso, el despido y posibles remplazos de esos nombramientos, además de muchas direcciones con las que Durazo pretende gobernar.

Un caso concreto, es la nueva Dirección de Comunicación Social del Congreso donde, no digan que yo se los dije, Jesús Olivas, muy cercando al Gobernador Durazo y al senador Arturo Bours Griffith, como buen deportista, levanta varias veces al día el brazo, para ir tomando protesta como nuevo director de comunicación.

Vienen cambios

LO QUE SE LE OLVIDA A PADRÉS

Por cuestiones meramente periódisticas, estuve atento a la primera parte (no sé si habrá otras) de la entrevista que Luís Alberto Medina le hizo, en Proyecto Puente, a Guillermo Padrés.

Entiendo, me queda muy claro, dada la plataforma afín, las preguntas cómodas y los espacios para que pensara sus respuestas mentirosas, que esto es una campaña inicial para lavarse la cara.

Y me queda también esclarecido, que Padrés vuelve a mentir. Es como un actor adiestrado para decir sandeces.

Padrés en diciembre de 2009, dijo que NUNCA haría un acueducto, sino que se iría por una desaladora.

En enero del 2010, tuvo una reunión donde participaron él, Manolo Barro y Manlio. Ahí, decidió el ex gobernador, darle la chanza de la venganza al de Villa Juárez, y se le dio para adelante al Acueducto, olvidándose que, el agua de mar, es infinita, por ahora.

Dice Padrés en su entrevista lavacara, que era un problema de abasto de Sonora, argumentando que todos tenemos un pariente en Hermosillo. No, era un problema de abasto de agua en Hermosillo, donde sí hay agua.

Y habla de los “agrotitanes” del Valle del Yaqui, pero no menciona a los “agrotitanes” de Hermosillo, que siguen sembrando. Y dijo; “el agua es prioridad para consumo humano”, y es cierto, pero cuando hay alternativas como comprar pozos en la Costa de Hermosillo, saldría más barato que construir un ilegal acueducto que costó, 4 mil millones de pesos.

Dijo, que se abrieron mesas de negociación con los productores del Sur de Sonora. Ok, en la primera y única por cierto con la sociedad civil, en un hotel a la entrada norte de Ciudad Obregón, escuchó los argumentos y reclamos, el más fuerte, de parte de Rodrigo Bours.

Mientras la gente hablaba, Padrés, sentado en una mesa al frente, parecía tomar notas de lo que estaban argumentando. Al terminar, alguien, tomó las hojas donde “anotaba”, y eran rayitas y olitas, dibujadas en el sentido de “mevalemadresloquedigan”.

Caso curioso, que se le olvida: ¿quiénes construyeron el Acueducto? Pues la gente allegada a quien la dio la orden de hacerlo, personas que se hicieron muy ricas durante el sexenio de Manlio Fabio Beltrones y repitieron en el del Memocho.

Dijo, también, que, a los agricultores, les hubiera ido mejor si hubiesen aceptado no sembrar, cuando esto es un tema de DESARROLLO, no de siembra. Los casi 50 mil marchantes en que aquellas protestas de No al Novillo, no eramos ni el 10% campesinos ni agricultores, sino personas que queríamos y queremos, un desarrollo sustentable para el Valle del Yaqui.

Seguiré, comentando, lo que dijo este tartufo moderno, en otra colaboración.

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: