YUCATÁN. Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron una canoa maya prehispánica en buen estado de conservación, en un cenote de Izamal, Yucatán, que mide 1.60 m de largo, 80 cm de ancho y 40 cm de alto, y que por sus características estaría asociada al periodo Clásico Terminal (830-950 d.C.)

El hallazgo se hizo durante las labores de salvamento arqueológico que se llevan a cabo debido a la construcción del Tren Maya –uno de los megaproyectos del actual gobierno–, en específico en el Tramo IV de la obra, que va de Izamal, Yucatán, a Cancún, Quintana Roo.

En ese tramo las labores de salvamento están a cargo del arqueólogo Manuel Pérez Rivas y José Francisco Osorio León. Ahí se localizó el sitio denominado San Andrés, donde hay un cenote, un pozo y una rejoyada.

Al explorar el cenote se encontró una marca una cueva y “dentro se observó inicialmente un tronco de madera dura, mismo que tras su inspección denotó la presencia de cortes simétricos realizados para la creación de una cubierta sin bordas, lo cual hizo evidente que se trataba de una canoa tipo plataforma. Con 1.60 metros de eslora (largo), 80 centímetros de manga (ancho) y 40 centímetros de puntal (alto), la pequeña embarcación podría haberse empleado para la extracción de agua del cenote o para el depósito de ofrendas durante rituales”, dijo el INAH en comunicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: