Reino Unido se convirtió este jueves en el primer país del mundo en aprobar una píldora oral antiviral contra la Covid-19 potencialmente revolucionaria, desarrollada conjuntamente por los laboratorios Merck y Ridgeback Biotherapeutics.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) recomendó que el medicamento, molnupiravir, se use lo antes posible después de una prueba Covid-19 positiva y dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.

El gobierno y el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) confirmarán a su debido tiempo cómo se implementará ese tratamiento Covid-19 en los pacientes.

Por separado, Merck dijo que esperaba producir 10 millones de cursos del tratamiento para fines de este año, con al menos 20 millones que se fabricarán en 2022.

El tratamiento, molnupiravir, redujo la tasa de hospitalización y muerte en un 50% en un ensayo de pacientes con enfermedades leves a moderadas que tenían al menos un factor de riesgo para la enfermedad, según datos publicados a principios del mes pasado.

Un análisis intermedio planificado de 775 pacientes en el estudio de Merck encontró que solo el 7.3% de los que recibieron molnupiravir dos veces al día por cinco días fueron hospitalizados y no hubo muertes 29 días después del tratamiento, en comparación con el 14.1% de los pacientes que recibieron placebo. Hubo ocho fallecimientos entre los pacientes con placebo.

“Un antiviral oral que pueda influir en el riesgo de hospitalización hasta tal punto cambiaría las reglas del juego”, afirmó Amesh Adalja, investigador principal del Centro para la Seguridad Sanitaria Johns Hopkins.

“Esto va a cambiar el diálogo sobre cómo tratar el Covid-19”, explicó a la agencia Reuters Robert Davis, director ejecutivo de Merck. 

Los datos provisionales de eficacia del fármaco, desarrollados con Ridgeback Biotherapeutics, afectaron en gran medida las acciones de los fabricantes de vacunas Covid-19 y desencadenaron una lucha entre naciones, incluidas Malasia, Corea del Sur y Singapur, para firmar un acuerdo de suministro con Merck.

A finales de octubre, Reino Unido anunció que había conseguido 480 mil dosis de molnupiravir de Merck. La farmacéutica tiene un contrato con el gobierno de Estados Unidos para suministrar 1,7 millones de cursos a un precio de 700 dólares por curso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: