Empalme, Sonora.- En terrenos de un rancho distante unos seis kilómetros de la comunidad ejidal de Maytorena, en el Valle de Empalme, la tarde del pasado sábado 10 de julio, descubrieron una osamenta humana y el cadáver de otra persona, quienes después de varios meses ya fueron plenamente identificados en base a la comparativa genética de ADN.

Las víctimas son Mario César González Ayala y Abner Josué Álvarez Salomón, originarios de Ciudad Obregón, Sonora, y que se dedicaban a la compra de catalizadores en el Valle de Guaymas; sus cuerpos estaban amarrados y los intentaron calcinar.

Como se informó con oportunidad tras el reporte del hallazgo, fuerzas policiacas y militares acudieron al lugar, acompañando a peritos de la Fiscalía General de Justicia del Estado, quienes levantaron la osamenta, pero por las condiciones de fuego no pudieron hacer lo mismo con el cuerpo, hasta el día siguiente.

A temprana hora del domingo 11 de julio del 2020, de nuevo incursionaron en la zona, bajo un despliegue de fuerzas de seguridad y de esta manera realizaron el levantamiento del cadáver del hombre ejecutado, totalmente calcinado.

Los restos de ambas víctimas fueron depositados en las instalaciones de la agencia funeraria concesionada como Servicio Médico Forense (SEMEFO), para el trabajo legal, hasta donde familiares acudieron para las pruebas de ADN que resultaron positivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: