Mexicali, BC.- Una cesárea en Baja California practicada en una clínica privada bajo la luz de celulares porque hubo un apagón trajo consecuencias para el bebé.

Sin electricidad, médicos y enfermeras del hospital privado Clínica Internacional de Especialidades, en Mexicali, practicaron una cesárea a Karla Araceli Urizandi Martínez, de 19 años, apenas apoyados con leve luz de sus propios celulares.

El bebé de Karla Araceli, de nombre Julián Adriel, de 8 días de nacido, se encuentra delicado pues le fue cercenada la oreja izquierda y parte de un hemangioma en la misma zona, que mantiene hinchada la parte izquierda de su cabeza.

La familia del bebé teme que pueda perder la audición en ese oído.

La clínica no activó ninguna planta eléctrica tras un apagón general en la Colonia Pueblo Nuevo, registrado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el pasado 6 de junio, el cual duró 26 minutos.  

Sonia Martínez Andrade, abuela del bebé, explicó a REFORMA que la salud del pequeño está en riesgo y por ahora está recibiendo atención de una pediatra particular y se le practicarán estudios en un nosocomio distinto a la clínica.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: