NUEVA YORK. El gobierno del presidente Joe Biden planea proponer una norma para establecer un máximo de nicotina en los cigarrillos y otros productos de tabaco terminados en Estados Unidos, en un intento por hacerlos menos adictivos, informó este martes la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca.

La norma, prevista para mayo de 2023, se diseñaría con el objetivo de facilitar el abandono del tabaco y ayudar a evitar que los jóvenes se conviertan en fumadores habituales, según un documento publicado por la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca.

La propuesta se da a conocer mientras el gobierno de Biden redobla sus esfuerzos contra las muertes relacionadas con el cáncer.

A principios de este año, el gobierno anunció planes para reducir la tasa de mortalidad por cáncer en al menos un 50% en los próximos 25 años.

La nicotina es la sustancia adictiva del tabaco. Los productos del tabaco también contienen varias sustancias químicas nocivas, muchas de las cuales pueden causar cáncer.

El consumo de cigarrillos y la exposición al humo del tabaco causan unas 480 mil muertes prematuras cada año en Estados Unidos, según el Instituto Nacional del Cáncer. Los expertos en salud llevan mucho tiempo diciendo que es la mayor causa de muertes evitables.

En abril, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos publicó una propuesta largamente esperada para prohibir los cigarrillos mentolados y los puros aromatizados, lo que se considera una gran victoria para los defensores de la lucha contra el tabaquismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: