Martín Mendoza / MO

Con evidentes huellas de tortura e indicios de que estaban maniatados, fueron localizados los restos humanos de dos hombres en una fosa clandestina del Valle del Yaqui.

El hallazgo ocurrió alrededor de las 10:00 horas de este jueves, en un predio ubicado en calle 500 entre Kino y Canal Bajo.

El descubrimiento lo hicieron integrantes del colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón, con apoyo de una máquina retroexcavadora.

Los restos óseos estaban en un sepulcro clandestino de aproximadamente dos metros de profundidad, afirmó Nora Alejandra Lira Muñoz.

La líder del grupo de buscadoras, estimó que, de acuerdo a personal de medicina legal, las víctimas ya tenían cerca de un año de fallecidas.

En ambos casos, los cadáveres se encontraban con indicios de que fueron maniatados al momento de su muerte.

Una de las osamentas traía pantalón azul de mezclilla, boxer amarillo fosforescente, marca Wilson.

Calzaba tenis negros con gris y naranja marca Avía y traía una camiseta blanca enredada en el cuello.

El otro vestía pants negro con franjas azules, marca Adidas, calcetas negras. No traía calzado ni camiseta y estaba envuelto en una malla sombra de color gris.

Por las condiciones en que se hallaron los restos mortales, se presume que antes de ser privados de sus vidas fueron torturados.

Cabe señalar que en los alrededores de ese sitio hace algunas semanas se localizaron cinco cadáveres en similares circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: