El presidente Andrés Manuel López Obrador negó que la violencia en México esté en niveles nunca antes vistos, como aseguran sus adversarios.

El mandatario defendió nuevamente su estrategia de seguridad y sostuvo que si se hubiera mantenido la premisa de los gobiernos anteriores de que la violencia se combate con la violencia, hoy el país sería ingobernable.

En su conferencia matutina en Palacio Nacional, remarcó que lo que se hizo en los sexenios de los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en materia de seguridad pública fue una estrategia fallida e inhumana, “que nos afectó muchísimo”.

“Vamos a dar resultados de cómo vamos avanzando y nuestros adversarios con sus voceros y achichincles tratan de confundir, desinformar, manipular, diciendo: ‘qué barbaridad, nunca había habido tanta violencia en México como ahora’. ¡Pues no es cierto!, si hubiésemos continuado con la misma política que se impuso desde que se declaró la guerra a la delincuencia organizada el país estaría en completa descomposición, ingobernable”, enfatizó.

El presidente López Obrador afirmó que “donde hay un conservador hay un represor en potencia”, pero aseguró que la mayoría de los mexicanos está consciente de que el problema de la violencia tiene que ver con la falta de trabajo y de oportunidades, y sólo los conservadores piensan que se pueden resolver los problemas con la Ley del Talión, con el ojo por ojo y el diente por diente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: