La boxeadora mexicana Alma Ibarra, anunció que se retira oficialmente los cuadriláteros luego de que el pasado sábado en San Antonio, Texas, pidiera a su entrenador no volver a salir de su esquina durante un combate frente a Jessica McCaskill.

Es fácil criticar sin saber el trasfondo de las cosas. Desde hace seis meses entré en una depresión y me era muy difícil inclusive levantarme de la cama a entrenar y había decidido retirarme, me dejé convencer de que no era lo correcto sin buscar ayuda”, comentó Ibarra.

La pupila de Jorge Capetillo, comentó que, aunque se preparó para su combate de manera adecuada, sentía que algo en su interior no estaba bien, a pesar de encontrarse ante una oportunidad que buscó por más de una década como pugilista.

“Acepté la pelea y fue tal vez uno de los errores más grandes que cometí ya que fueron semanas muy complicadas. Tuvimos un cierre de campamento increíble el cual nos ilusionaba, físicamente nunca había estado mejor, pero algo en el fondo de mí seguía sin estar bien, lo ignoré y en el momento crucial mi mente colapsó. Yo debí haber abandonado mucho antes, cuando sentí que todo era demasiado, pero suelo complacer a todos antes que a mí, hasta el sábado por la noche”, agregó la mexicana.

Finalmente, dejó en claro que se retira para disfrutar su vida con salud y pidió no romantizar los riesgos que los deportistas corren en el deporte de los puños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: