El subsector de la maricultura tiene amplio potencial de crecimiento y desarrollo productivo en México, por lo que fomentar la participación del sector privado permitirá generar miles de empleos y abonar a la seguridad alimentaria del país, aseguró el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

En un recorrido de trabajo por Rincón de Ballenas, en el municipio de Ensenada, Baja California, el funcionario federal expresó que este rubro productivo representa una fuente importante de proteínas y nutrientes para el consumo de la población, al poner a su alcance alimentos sanos y a precios accesibles.

En compañía del director general del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), Pablo Arenas Fuentes, el secretario Villalobos Arámbula señaló que la acuacultura produce alrededor de 400 mil toneladas anuales, pero tiene potencial de hasta ocho millones de toneladas al año, en el mediano plazo.

Comentó que, además, contribuiría a generar más de 21 mil empleos directos y 40 mil indirectos por cada millón de toneladas, al contar con sistemas de cultivo sustentables, por lo que llamó a la iniciativa privada a invertir en este subsector y que se convierta en el principal impulsor del incremento de la producción de pescados y mariscos a nivel nacional.

El secretario de Agricultura destacó la producción de cultivos de mar de moluscos (ostra, mejillones, ostiones y almejas) y de lobina rayada en aguas del puerto de Ensenada, donde destaca el uso de la tecnología y buenas prácticas de producción.

El titular del Inapesca, Pablo Arenas Fuentes, expresó la relevancia de este subsector productivo, porque es, dijo, una actividad estratégica como fuente de ingresos para los productores y para la economía del país.

Destacó la importancia de generar y compartir información científica en materia pesquera, porque constituye una base en la toma de decisiones por parte de las autoridades correspondientes, para avanzar en el manejo ordenado, adecuado, y sustentable de los recursos.

En el caso de la maricultura, indicó, los beneficios son múltiples porque evita el uso de agua dulce, destinada al consumo humano y empleada por otros sectores productivos, elimina el problema de la disponibilidad de espacio terrestre y reduce los costos totales de producción y de instalación como estaciones de bombeo y emisores para captación.

La maricultura, dijo, además permite aumentar la producción, ya que las condiciones naturales de su práctica minimizan el estrés y la aparición de enfermedades.

En los litorales de México se cuenta con cerca de tres mil 500 especies endémicas, sin contar moluscos y crustáceos, como atún, jurel, totoaba, huachinango, corvina rayada, ostión, abulón, camarón, langosta, pulpo, algas y el pepino de mar, entre otras.

Visitan laboratorio de alevines

El recorrido comprendió la vista por las granjas de Baja Shellfish Farms -enfocada en cultivos en el mar-, y la de lobina rayada y el Laboratorio de Alevines de Pacífico Aquaculture.

En estos encuentros, los productores expusieron el proceso de producción de lobina rayada, que inicia desde la siembra de alevines que son trasladados para su engorda a la Isla de Todos los Santos hasta que alcanzan un peso mínimo de 2.5 kilogramos.

Bajo este esquema productivo, resaltaron, tiene lugar la colaboración y el trabajo coordinado entre el gobierno federal y la iniciativa privada para generar planes de crecimiento y expansión de largo plazo del sector acuícola, que en los últimos años se ha alimentado de tecnología de punta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: