Habitantes del municipio de Castaños en Coahuila, torturaron hasta la muerte a un ejemplar de oso negro de aproximadamente cuatro meses de edad, el cual habría bajado a la localidad en busca de agua.

El violento episodio fue denunciado en redes sociales, en donde los usuarios reclamaron que los hechos ocurrieron frente a elementos de la policía municipal, quienes al igual que los pobladores, aparecen riendo en fotografías y videos, mientras el animal era sometido. El pequeño oso murió por asfixia.

El ambientalista Arturo Islas también se pronunció sobre lo ocurrido en Castaños y exigió una pronta sanción a “policías estatales y a inadaptados” que amarraron, palearon, jalaron y asfixiaron con cuerdas a un oso negro.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente informó que respecto a lo ocurrido en Coahuila con un ejemplar de vida silvestre, encuentra trabajando en el ámbito de sus competencias, por lo que presentará una denuncia penal en contra de quien o quienes resulten responsables por los hechos que puedan ser constitutivos de delito contra la biodiversidad cometidos.

En México, el oso negro es una especie considerada en peligro de extinción debido a a la fragmentación de su hábitat y a la caza ilegal, de acuerdo con Semarnat. Actualmente puede encontrarse en algunos estados al norte de México: Nuevo León, Chihuahua, Sonora y Coahuila; además habita Estados Unidos y Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: