Huellas de dinosaurios de hace unos 113 millones de años se revelaron en Texas tras las severas condiciones de sequía que secaron un río.

“La mayoría de las huellas que se han descubierto recientemente y que se han descubierto en diferentes partes del río pertenecen a Acrocanthosaurus. Este era un dinosaurio que, cuando era adulto, medía unos 4,5 metros de altura y (pesaba) cerca de siete toneladas”.

La otra especie que dejó huellas en el parque de Glen Rose, Texas, fue el Sauroposeidon, que mediría unos 18 metros de altura y pesaría unas 44 toneladas de adulto.

La sequía excesiva de este verano boreal provocó que un río se secara por completo en la mayoría de los puntos, dejando al descubierto las huellas, el último secreto bien escondido que ha salido a la luz debido a que las masas de agua se han secado en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: