Su muerte conmocionó al mundo entero y significó uno de los acontecimientos más recordados de la cultura popular en el siglo XX: hubo un sinfín de dudas, teorías de la conspiración y cuestionamientos sin precedentes a la familia real británica. Veinticinco años después del trágico accidente que acabó con la vida de la princesa Diana de Gales la pregunta parece no haber sido respondida y es siempre la misma entre sus admiradores. ¿Cómo murió Lady Di?

En los años siguientes varias investigaciones determinaron lo que pudo haber ocasionado el accidente de tráfico ocurrido la madrugada del 31 de agosto de 1997 en las calles de París, en el que la princesa perdió la vida horas después a causa de las graves heridas internas que sufrió.

Según los reportes de prensa de ese día, las últimas horas de Lady Di fueron una angustiosa huida: el Mercedes en el que viajaba junto a su novio, el productor de cine egipcio Dodi al Fayed, su chofer y un guardaespaldas, se estrelló poco después de la medianoche en un túnel a lo largo del río Sena tras ser perseguido por fotógrafos en motocicleta que intentaban tomar alguna instantánea de la princesa.

El auto de Diana viajaba a una velocidad de 128 a 136 km/h cuando chocó contra un pilar de concreto en el estrecho túnel del puente Pont de l’Alma, a menos de un kilómetro al norte de la Torre Eiffel. El Mercedes quedó aplastado como un acordeón, dijo la policía.

Tanto Fayed como el chofer murieron al instante y el guardaespaldas de la princesa resultó gravemente herido. Diana, que tenía 36 años, murió en el hospital de una hemorragia interna derivada de lesiones graves en el pecho, los pulmones y la cabeza, según los médicos.

“Una cirugía urgente mostró una herida grave en la vena pulmonar izquierda. A pesar del cierre de esta herida y el masaje cardíaco externo e interno de dos horas, no se pudo establecer circulación respiratoria oficial y ella murió a las 4 a.m. hora de París”, dijo el Dr. Bruno Riou, anestesiólogo del Hospital de la Petie Salpetriere de París.

Lady Di tenía una capacidad única para que la gente común y corriente se sintiera identificada con ella y su muerte tuvo un impacto muy fuerte entre la sociedad británica. “Ella era la princesa del pueblo y seguirá siéndolo, permanecerá para siempre en nuestros corazones y en el recuerdo”, dijo Tony Blair, quien era el primer ministro de Reino Unido entonces.

Miles de británicos depositaron ramos de flores y velas frente al Palacio de Kensington en Londres, donde había sido la residencia oficial de la princesa.

El príncipe Carlos de Gales, heredero de la corona, viajó hasta París para recoger sus restos mientras en el Reino Unido se debatían los protocolos a seguir pues Diana ya no era estrictamente una miembro de la familia real (la reina Isabel II le revocó el título tras su divorcio un año antes).

El sábado 6 de septiembre de 1997 el país entero recordaba la vida de Lady Di, quien había sido un ícono de la segunda mitad del siglo XX, en su funeral celebrado en la Abadía de Westminser. El servicio fue visto por más de 2.000 millones de personas en la televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: