Serena Williams se retiró del tenis con un partido espectacular. Por la tercera ronda del US Open no pudo contra la australiana Alja Tomljanovic, pero demostró a los 40 años que su espíritu sigue intacto. Fue por 7-5, 6-7 y 6-1 en un duelo de más de tres horas que quedará en la historia.

“Intenté hacer todo lo que pude. Gracias papá, sé que estás viendo. Gracias mamá. Gracias a todos los que han estado ahí por décadas. Estas son lágrimas de felicidad. Existe Serena porque existió Venus. Ha sido un viaje divertido. Ha sido el viaje más maravilloso de mi vida. Estoy agradecida y gracias a todas las personas que dijeron ‘vamos Serena’. Ustedes me trajeron hasta acá. Gracias a todos”, declaró después del encuentro.

La ex número 1 es una verdadera leyenda de este deporte, al conquistar este certamen en seis oportunidades. Además se quedó con el Abierto de Australia en siete oportunidades, en tres con Roland Garros y en siete Wimbledon. También se adueñó de una medalla de oro olímpica.

Cuando parecía que Serena se iba a quedar con el primer set, una ráfaga de Tomljanovic le permitió a la número 46 del ranking mundial de la WTA quedarse con el triunfo en el primer parcial del encuentro. Tras un inicio en el que ambas se quebraron el servicio, la tenista que busca coronar su carrera en el Abierto de los Estados Unidos comenzó a mostrar un gran nivel de la mano de grandes tiros de derecha y buscando ir a la red para definir los puntos.

Así fue como Williams se puso 5-3 al frente. Con su saque tenía la oportunidad de quedarse con el set inicial del juego, es más, estuvo a dos puntos de lograrlo, pero la mejoría de la raqueta de Australia fue notoria y comenzó a sumar puntos ganadores. Sumado a eso, los errores no forzados de la estadounidense (17 en total) fueron la clave para que Alja gane los próximos cuatro games para el 7-5 final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: