Para evitar riesgos como el ataque de sicarios del grupo delictivo La Línea de Chihuahua, agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública protegieron a las cuadrillas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que acudieron este jueves y viernes a los pueblos de la sierra en Sonora, para reparar las fallas, o el posible sabotaje, que ha generado que decenas de pueblos en la región se queden sin suministro de energía eléctrica y agua potable.

A través de redes sociales, la Secretaría de Seguridad Pública en Sonora informó del operativo montado para resguardar a los linieros y técnicos que a pesar de la tragedia, accedieron a reparar la falla que ha estado afectando a cientos de familias en la sierra.

“Elementos de la Policía Estatal apoyan con acompañamiento a personal de la CFE para que los traslados a sus puntos de trabajo sean más seguro. #PESPSonora #SSPSonoraContigo”, informó la Secretaría de Seguridad a través de la cuenta @SonoraSeguridad.

Fue al amanecer del martes en la carretera Federal Hermosillo – Yecora, tramo Ónavas a San Antonio de la Huerta, en el Puente Tonichi, donde sicarios fuertemente armados dispararon contra dos camionetas, una de Ures y otra de Hermosillo, que conformaron una cuadrilla de cuatro técnicos de la CFE, que estaban reparando una falla en el suministro de energía eléctrica que tiene varias semanas afectando a los pueblos de la sierra debido a las intensas lluvias.

El grupo delictivo de la La Línea es el mismo que perpetró, la masacre de las familias mormonas Langford, Miller y Johnson, conocido como el caso LeBarón, que dejó a tres mujeres muertas y seis bebés, además de otros siete heridos de gravedad, cuando los sicarios atacaron desde colinas con rifles de asalto las camionetas repletas de familias en la sierra entre Sonora y Chihuahua.

Francisco Sergio Méndez, delegado de la FGR en Sonora, explicó cuál fue la dinámica del ataque armado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: