El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el de China, Xi Jinping, se reunieron ayer en la ciudad uzbeka de Samarcanda por primera vez desde el inicio del conflicto en Ucrania, y se felicitaron de sus relaciones como “grandes potencias” como un contrapeso a Occidente y con mira a ser guía en el escenario mundial.

China está dispuesta a hacer esfuerzos con Rusia para asumir su responsabilidad de grandes potencias, y tomar el papel de guía para inyectar estabilidad y energía positiva en un mundo caótico”, dijo Xi a Putin durante su reunión.

Sentados uno frente a otro, y rodeados de sus asesores, los dos líderes se reunieron previamente a la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), que cuenta también con los líderes de India, Pakistán, Turquía, Irán y otros países.

Para el presidente chino se trata, además, de su primera salida al exterior desde el inicio de la pandemia de covid-19.

Para Putin la cumbre es una oportunidad de demostrar que Rusia no puede quedar aislada internacionalmente a pesar de la invasión de Ucrania, donde sus tropas encajaron en los últimos días importantes reveses militares.

El presidente ruso criticó a Estados Unidos, que lidera la ayuda militar a Ucrania, así como las sanciones internacionales contra Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: