Dos lesionados y dos muertos, entre éstos un exagente de la Policía Municipal es el saldo de tres ataques ocurridos entre 15:00 y 15:10 horas de este viernes en distintos sectores del municipio.

Las agresiones armadas ocurren de manera desafiante a veinticuatro horas que se reforzó la vigilancia con el arribo de cuatrocientos militares más.

El primero de los ataques ocurrió a eso de las 3 de la tarde, en calle Sara Acosta Limón entre Madero y Juárez, en la colonia ‘Las Malvinas’, en la Comisaría de Esperanza.

Los lesionados viajaban en motocicleta marca Italika DT 250, color blanco, modelo reciente.

Tras la agresión los lesionados se refugiaron en Mini Súper ‘La Loma’, ubicada en calles Madero y San Luis Potosí.

Quien viajaba como acompañante fue identificado como Francisco B. C., de 31 años, con domicilio en Villa Bonita.

Presentó impactos de bala en muslo izquierdo, con orificio de entrada y salida, así mismo en glúteo izquierdo.

A este individuo se le aseguró una pistola escuadra que traía fajada en la cintura.

El otro herido es el conductor de la motocicleta. Responde al nombre de César S. S., de 19 años. Fue ingresado al área de shock, debido a la gravedad de las lesiones.

Sufrió heridas producidas por proyectil de arma de fuego en espalda región lumbar y abdomen cuadrante inferior izquierdo con exposición de vísceras.

Ambos fueron trasladados por paramédicos de Cruz Roja a un centro hospitalario de esta ciudad.

El segundo de ellos ingresó inconsciente dada la gravedad de las lesiones sufridas.

Ambos fueron atacados por ocupantes de un vehículo cuyas características no se dieron a conocer. Les dispararon con un fusil AK-47.

EN LEY OBREGÓN

Poco antes de las 15:10 horas, se reportó otra agresión con saldo de un hombre sin vida dentro de Plaza Ley Obregón, ubicada en calle Jalisco y carretera Internacional.

Ahí dieron muerte a un tipo cuyo cadáver quedó por fuera de una zapatería después de que ingresó al centro comercial por la puerta de la calle Jalisco.

Se dijo que tripulaba un vehículo sedán Tiida, color gris y durante su persecución los sicarios dañaron cuatro vehículos, entre éstos un tractocamión de la empresa transportista Castores.

A este hombre lo persiguieron y le dispararon con un fusil calibre 7.62x.39 milímetros de los popularmente llamados ‘cuerno de chivo’.

Cuando el hoy occiso trataba de ponerse fuera del alcance de sus ahora victimarios, presuntamente chocó dos carros tipo sedán que se hallaban estacionados.

Al desplomarse sin vida dentro de la plaza fue revisado por paramédicos de Cruz Roja y éstos confirmaron que ya no contaba con signos vitales, convirtiéndose en el ejecutado número 9 del mes de noviembre.

MATAN A EXPOLICÍA

A la misma hora, en calle Nuevo León entre Tetabiate y Cajeme, gatilleros a sueldo dieron muerte al exagente de la Policía Municipal, Víctor Manuel M. V., de 42 años, mismo que actualmente estaba tratando de reincorporarse a las filas policiales.

Al momento de su violento fin, conducía una motocicleta y quedó entre dos automóviles.

Se dijo que el occiso fue chofer del excomandante de la Policía Municipal, Omar Rafael Vergara Mexía, ultimado la noche del 7 de julio del 2010, en calles 300 y París.

Después de la muerte del exjefe policiaco, Víctor Manuel, salió unos días de permiso de la corporación.

Viajó a la Ciudad de México y allá cometió un asalto y esto motivó que lo dieran de baja de la corporación.

Actualmente estaba realizando los trámites para tratar de regresar a la institución, pero emisarios de la muerte se lo impidieron tras atacarlo a balazos con arma corta.

Se convirtió en el ultimado número diez del mes de noviembre, luego de que murió en el mismo sitio del ataque.

En ese escenario también resultaron dañados varios carros con impactos de bala.

Personal de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado, se hicieron cargo del procedimiento legal.

Después trasladaron los cadáveres a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para la necropsia de ley.

De esta forma, el municipio de Cajeme volvió a vivir otra jornada de muerte, sin que se lograra la detención de ningún implicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: