Con visibles huellas de tortura en el rostro y las manos atadas hacia la espalda fue localizado el cadáver de un hombre no identificado, en el Canal Alto.

Fue alrededor de las 8:00 de la mañana de este jueves, cuando quedó al descubierto el cuerpo sin vida sobre la margen oriente del afluente.

El cadáver flotó a unos ochocientos metros al norte de la Calzada “Francisco Villanueva”, bajo un árbol.

Se temía que tuviera las manos amarradas porque no se le apreciaban, hecho que fue confirmado.

Esto, luego de que personal de rescate acuático del departamento de Bomberos hicieron la extracción del cuerpo de las gélidas aguas.

Además de hallarse en esas condiciones, presentó visibles golpes en el rostro como evidente señal que fue torturado por sus victimarios.

Era de tez morena, delgado, estatura regular, pelo corto negro, bigote poblado y barba semi crecida.

Vestía playera gris con cuello de tortuga, pantalón caki y al parecer no traía calzado. Su edad fluctuaba entre los 30 y 35 años.

Su muerte violenta se convirtió en el crimen número 28 en apenas once días y ocho horas del mes de enero.

El suceso generó la movilización de elementos policiacos de los tres niveles de gobierno, así como militares.

Personal de Servicios Periciales se encargó de las diligencias legales del caso.

Levantaron y trasladaron el cadáver al Servicio Médico Forense (Semefo) para la autopsia de ley.

Contenido para mayores de 18; se recomienda discreción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: