Clara Aragón/EL TIEMPO

Un problema que parece no tener solución, es el de las aguas negras en la colonia Campestre, pues a decir de los reportantes, desde hace tres años hay una fuga que a la que no se ha podido dar una reparación definitiva. Esta surge desde la calle Ignacio Comonfort, genera un río por varias cuadras a lo largo de la calle Chihuahua, por lo que no es solo un punto el que se ve afectado.

“Contamos con este problema por más de 3 años, reporte tras reporte y comentan que no hay maquinaria para la reparación”, dijo quien hizo su denuncia ciudadana a este medio de comunicación.

En dicha vialidad en su mayoría se encuentran comercios que se ven invadidos por el mal olor y la mala imagen que genera el drenaje colapsado, esto se suma al riesgo de enfermedades debido a los desechos que salen de las coladeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: