PARECIERA que estamos viviendo una carrera contra la muerte, ante el catastrófico panorama que se cierne sobre nuestro entorno, al seguir padeciendo una oleada de ejecuciones que no parece tener fin, sino por el contrario cada vez es mayor índice de muertes violentas y muestra de esto es que el pasado miércoles contabilizamos cuatro crímenes, cuando en realidad fueron cinco, luego de que fue localizado el cadáver abatido con varios impactos de bala, de un hombre que vivía en la colonia Sierra Vista y quien habría sido agredido con su menor hijo, según versión de este, por ocupantes de un vehículo sedán, línea Jetta. Lo que nadie entiende es cómo llegó el adolescente hasta el bulevar Las Torres del Parque Industrial para pedir ayuda a las autoridades, indicando que se encontraba baleado en uno de sus brazos. Esta, será tarea de alguno de los grupos especiales de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) porque los policías ministeriales destacados en la Unidad Operativa local no creemos que le vaya a entrar al asunto por obvias razones. Es un buen momento para que tanto la fiscal estatal, Claudia Indira Contreras Córdova y la titular de la secretaría de Seguridad Pública del Estado, María Dolores del Río Sánchez, comiencen a trabajar en la restauración de la paz y tranquilidad de los cajemenses, eso sí, con toda la capacidad y el estado de fuerza de ambas instituciones, porque la situación es ya insostenible. Para nadie es un secreto que la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) no baja la guardia en el combate a la delincuencia, sin embargo, se requiere del apoyo de la Policía Ministerial para que en una sólida alianza vayan tras los criminales que están anidados en distintos puntos de la localidad sin temor de ser detenidos, de ahí que pululan por estas calles de Dios fuertemente armados sin que hasta el momento nadie les haga frente, sencillamente porque los encargados de la seguridad pública no tienen la voluntad para hacerlo, pero, insistimos en que esa apatía debe quedar en el pasado porque es hora de salirle al ‘toro’ con todo, porque de alguna manera tienen que frenar el alud de asesinatos que hasta el mediodía de ayer ya sumaban diecisiete con la ejecución de un hombre en la colonia Primero de Mayo. Es momento de dejar a un lado las mojigaterías y entrarle de frente y sin miedo al tema de la inseguridad… HAY QUE REITERAR que estamos enfrentando momentos críticos en cuanto al rubro de seguridad se refiere, ya que casi se están cometiendo hasta tres ejecuciones por día y esto debe llamar a la reflexión no solo del alcalde, Carlos Javier Lamarque Cano, sino de los mismos representantes populares que deben buscar apremiantes alternativas de solución. Hablar de 17 homicidios en seis días no resulta nada agradable por lo que el munícipe tendrá que reaccionar si en verdad es solidario de la población, porque cada vez son más los homicidios y debe buscar un buen perfil de gente preparada académica y operativamente para preparar una nueva terna para elegir al nuevo comisario de policía. No se puede seguir de brazos cruzados esperando a ver que ordenan de la Ciudad de México, sino por el contrario ya resulta imprescindible la salida del capitán de fragata de la secretaria de la Marina, Cándido Tarango Velázquez, y debe voltear hacia otros horizontes en busca de la persona idónea que podría asumir esa delicada encomienda. No hay que olvidar que necesariamente su formación debe ser policíaca más no militar porque está visto que no funcionan. En su momento lo planteamos para que lo asimilara su antecesor, Sergio Pablo Mariscal Alvarado, pero ese señor solo hizo de Cajeme un paraíso de muerte, al dejar que grupos criminales impusieran su hegemonía no solo con infames crímenes sino desapariciones forzosas, muchas de estas, contra mujeres sin que obviamente esto le importara al peor de los alcaldes de toda la historia de este terruño… MOMENTO. Otra vez, emisarios de la muerte volvieron hacer de las suyas poco después de las 3 de la tarde. Nuevamente, sucedió en una ferretería ubicada en calles Morelos y Tébari, en la colonia Morelos, donde aquel viernes 30 de julio pasado, levantaron al joven José Ramón, de 23 años, a eso de las 14:50 horas. Tres sujetos llegaron al negocio ubicado en la esquina sureste preguntando que, si tenían manguera como una treta, porque al aproximarse al hoy desaparecido lo sometieron con un arma de fuego y lo subieron a la fuerza a un automóvil marca Kia, color guinda, modelo reciente. Se lo llevaron por la Morelos al oriente y desde entonces nada se sabe de su paradero. Ayer, alrededor de las 3 de la tarde, sujetos no identificados dieron muerte al padre del joven. Se llama igual que su vástago, pero contaba con 52 años de edad. Quedó sin vida dentro del negocio ferretero y de esta forma suman ya 18 asesinatos en apenas siete días de octubre. Minutos más tarde, se registró otra agresión armada contra un habitante de la Comisaría de Esperanza. Fue baleado en la cintura por dos de tres tipos que lo interceptaron a bordo de dos motocicletas por la calle Francisco Urbalejo, en la colonia Ejidal de la citada Comisaría. Por fortuna no es una lesión que ponga en peligro su vida. Así se vivió la tarde de este violento jueves que hasta las 18:00 horas, registraba dos homicidios, un baleado y una persona privada de la libertad, en la Comisaría de Providencia. El fenómeno de la inseguridad se ha agigantado, justamente ante la falta de vigilancia y prevención del delito y esto va a continuar mientras no haya cambios en la estructura de mandos de la Jefatura de Policía Preventiva y Tránsito Municipal, por lo que se insiste en que ediles tienen que ponerle el cascabel al gato, ya que no se puede seguir con este creciente oleaje de criminalidad… Y HABLANDO de saludables movimientos otros que tiene méritos propios para asumir la SSPM es el licenciado en Derecho y catedrático en tres universidades de la localidad, Alejandro Valle Jaramillo, quien no hace mucho tiempo se jubiló después de servir primero a las desaparecidas Policía Judicial del Estado (PJE), Policía Estatal Investigadora (PEI) y por último la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) por espacio de 32 años. Sus últimos diez años de servicio se desempeñó como encargado del área de Órdenes de Aprehensión. Tiene maestrías en juicios orales penales impartidos por el Centro Universitario de Estudios Jurídicos de la Ciudad de México. Fue instructor de la escuela de Policía del Estado, donde dio clases de defensa personal y tácticas policiales. También cuenta con varios diplomados reconocidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Igualmente tiene alta preparación en protocolos de primer respondiente y participó en grupos especiales antisecuestros y de investigación de homicidios, y tiene amplio conocimiento de la prevención del delito. Justamente una persona con este perfil se requiere porque no va a llegar aprender el quehacer policíaco a la secretaria de Seguridad Pública. Bueno fuera que se le diera la oportunidad a Valle Jaramillo que no ha dejado de prepararse y actualizarse. Lo conocí desde muy joven como socorrista voluntario en Cruz Roja. Bien vale la pena darle oportunidad a este profesionista del Derecho que están empapados con el tema policíaco, además que trae la escuela de trabajo del excomandante, Jesús Estrada Medina (QEPD). Otro que podría hacer un buen papel al frente de la corporación es el licenciado José Luis Sígala Servín, actual Delegado Regional de la FGJE, en la Zona Noroeste con sede en Caborca, Sonora, porque igual que un elevado profesionista con sobrada capacidad, así que hay algunos prospectos que podrían sacar adelante la encomienda y terminar con ese vacío de poder y sobre el riesgo latente de que continúen destruyendo vidas… POR ÚLTIMO: ¿Hasta cuándo va a seguir Tarango Velázquez y el jefe de Tránsito Municipal, Rosendo Moreno Amaya, con los filtros recaudatorios contra motociclistas con onerosas infracciones que, en ocasiones rebasan los mil pesos en costo? Que afán tan execrable. Insisto, ahora que ya llegó el inspector de probeta, Adán Valenzuela Cruz, porque no le entran con esos retenes a la delincuencia. Sería muy saludable que alguien respondiera y no asuman el silencio de complicidad que siempre han mostrado y es que en realidad saben que no tienen la voz completa por sus presuntas colusiones con la delincuencia y ni que decir con policías acusados de secuestro… Luego seguimos, Dios mediante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: