Ciudad de México. Pamela se convirtió en tormenta tropical y se localizó aproximadamente a 425 kilómetros al sur-suroeste de Manzanillo, Colima, y a 855 km al sur-sureste de Mazatlán, Sinaloa.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la Coordinación Nacional de Protección Civil y la Secretaría de Marina Armada de México, ya emprendieron acciones y llaman a la población a estar alertas de los reportes oficiales, para garantizar su seguridad.

De acuerdo con la Conagua, se prevé que se intensifique durante la tarde-noche del lunes a huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, con vientos de entre 119 y 153 km/h.

Sus bandas nubosas generarán lluvias de fuertes a muy fuertes en: Colima, Jalisco, Nayarit y Baja California Sur.

Posteriormente, continuará desplazándose hacia las costas de Baja California Sur y Sinaloa, para que por la tarde del martes se intensifique nuevamente y sea huracán categoría 2, con vientos de entre 154 y 177 km/h.

Su amplia circulación ocasionará lluvias de muy fuertes a intensas, oleaje elevado y vientos fuertes en: Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit y Jalisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: