Al menos 300 tortugas golfinas fueron encontradas muertas cerca de la playa del Morro Ayuta, en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

De acuerdo con Ernesto Albavera Padilla, biólogo e investigador de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), un grupo multidisciplinario del Centro Mexicano de la Tortuga (CMT) investiga las causas que pudieron provocar el deceso de las tortugas hembra registrado en las últimas 72 horas.

Entre las hipótesis no se descarta que los quelonios habrían quedado atrapados en redes fantasma, que algunos pescadores dejan intencionalmente para inmovilizar a otras especies.

Hasta el momento, no hay indicios de que la muerte masiva de las tortugas golfinas se haya derivado de algún tóxico o algún patógeno nocivo.

Los cadáveres de las tortugas fueron enterrados en una fosa sellada, bajo el protocolo de materia ambiental y la inspección de la Secretaría de Marina y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: