Clara Aragón / El Tiempo

Seguridad y tranquilidad es lo que dice sentir la señora Claudia de Anaya, quien junto con su hijo, acudió a la vacunación contra el Covid-19, para adolescentes entre los 12 y 17 años de edad.

“Es una seguridad para los padres, de que por lo menos si les da, no se les van a morir, y ojalá se abriera para los demás niños, no sólo los niños con comorbilidad”.

Claudia explicó que su hijo de 15 años, quien vive con asma severa, que tenga la vacuna le hace sentir tranquilidad.

Agregó que primero habló con el pediatra para que le aclarara si su hijo era apto para recibir la dosis de Pfizer, al tener una respuesta positiva, se le emitió un certificado y acudió al Hospital del Niño y la Mujer.

Esta jornada se dirigió sólo a los adolescentes que vivan con comorbilidades o alguna discapacidad, estuvo a cargo de autoridades de Salud, quienes no brindaron mayores detalles al respecto.

Fue baja la afluencia en los tres puntos de vacunación, siendo éstos el Hospital del Niño y la Mujer, el Hospital General Regional 1 del IMSS y la clínica Adolfo López Mateos del Isssteson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: