Hace seis meses, asesinaron a Abel Murrieta, en un céntrico crucero, donde hay varias cámaras de seguridad.

La fiscal, Claudia Indira Contreras, fingiendo una empatía de colegas, pues Abel también había sido Procurador, aseguró que ese crimen se había de resolver y para ello, pondría todo su empeño. Pues al parecer, su tesón duró muy poco, porque hasta hoy, no se sabe nada.

Paréntesis para recordar que, misma declaración, misma promesa, sobre el asesinato del Fundador de Medios Obson, Jorge Armenta y, ya va para año y medio y… tampoco nada.

Hoy, hace dos meses en los que fue ratificado el capitán de Fragata Cándido Tarango en su puesto al frente de la Seguridad Pública de Cajeme, a pesar de su desastroso (por usar un eufemismo) papel en el trienio anterior y… la inseguridad cada vez está peor en Cajeme y no se ve, por donde mejorarla. Tampoco se ha hecho mucho, ni se ha dado a conocer aquel prometido informe mensual que, en dos ocasiones, no ha llegado.

Recuerdo a Abel, como procurador, gran diferencia. Un ejemplo: En el año 2007, hubo algunos bombazos y ataques en Hermosillo. En menos de 15 minutos, había retenes de la policía estatal y municipal, por toda la capital ordenados y supervisados por Abel. Y, ¿aquí? Bueno, esta semana que pasó rafaguean casa y pues, los polis, checan casquillos, ven a las víctimas, se hacen bola y, hasta la siguiente ejecución vuelven aparecer, con sus sirenas encendidas y su prisa por llegar al lugar de los hechos, pero no detrás de los delincuentes.  

Las cosas en Cajeme no andan bien en ningún aspecto. Es más, me atrevo a decir que, lejos de los clichés de tierra de caciques inventados por los padrecistas, durante años, a Obregón, le ha ido mal y no sé porqué.

En 1975, por ejemplo, Echeverría como presidente le cargó la mano al Valle del Yaqui, expropió tierras y a valles como el de Hermosillo, Los Mochis, por decir los más cercanos, ni los tocó. Nunca entendí su selectividad casi envidiosa.

Hay que recordarlo, sin dejarlo por un lado por conveniencia o para no “molestar” a nadie, resulta que, en la campaña, aquí, en Cajeme, Andrés Manuel prometió que la Secretaría de Agricultura y agregados, estaría en Cajeme.

Han pasado 3 años y aún siguen las instalaciones ahí, abandonadas.

Pero eso no lo es todo, además, al campo, al mar, la ganadería, las actividades primarias, las dejaron olvidadas y quien sabe como para qué querríamos aquí una dependencia que no funciona.

Es más, recién se acaba de publicar una nota que informa, que este año, se ha roto récord en la importación de granos desde el extranjero, cuando tenemos todo para producirles aquí, en México.

Pero pareciera que, al presidente López Obrador, le interesa más seguir repartiendo pescados que, ya no digo enseñar a pescar, sino incentivar la pesca.

Los apoyos agrícolas a los 22 mil usuarios del Valle del Yaqui (22 mil, ¿eh?), han desaparecido.

Si a los ganaderos no les hubiera llovido este verano, sin apoyos del gobierno, ya hubiesen quebrado.

Y en la pesca, pues andamos por las mismas.

En Cajeme, se nota, las cosas no andan bien. Cada vez existen más negocios cerrados, la gente anda desesperada buscando aquél famoso tostón del corrido, porque ya no hay muchas opciones, que no sean, estirar la mano para ver que nos cae de las migajas que reparte el gobierno.

Simplemente, analicemos el presupuesto recién aprobado para el Gobierno Federal, y no viene, ni una sola obra para Cajeme. Es el que mando López Obrador, y los diputados Morenos no le cambiaron ni una coma.

Nuestros legisladores, solamente levantaron la mano para aprobar un injusto presupuesto que privilegia las grandes obras en el sureste del país, y nos deja indefensos.

El agua, tan necesaria para nuestro valle, insisten en repartirla a otras instancias, siendo que aquí es muy necesaria para el desarrollo.

Se insiste en los agrotitanes, que los caciques y así, cuando estamos en una comunidad que vive de las actividades primarias.

Y si a eso le sumamos la incertidumbre que provoca la violencia, si a eso le sumamos que ni el alcalde, ni el gobernador, ni ningún diputado de MORENA peleará por mejores cosas para Cajeme, luego entonces, es natural que poco a poco nuestra comunidad se va apagando.

La gente busca hoy, como llevar comida a su casa. Como pagar sus cuentas, como seguir adelante, a pasitos, y esperar mejores tiempos.

Alguien, con una mente malévola, ha olvidado a nuestra gente.

Y mientras, seguimos todos, flotando, esperando el milagro de sacarnos la lotería, aún cuando no nos alcanza ni para comprar cachitos.

Si a eso le sumamos que gente valiosa y comprometida con nuestra comunidad como es el caso de Abel Murrieta quien dio tanto, pues no nos queda más remedio que decir, la neta, en Cajeme, estamos jodidos y empeorando.

NO LOS LEO

Hice algunos comentarios, la semana anterior, sobre ciertos portales que se dicen periodistas, sin serlo.

Me llegó la opinión de algunos colegas, periodistas de verdad, echándome porras por escribirlo. Claro, a mi me hubiera gustado que ellos también lo externaran, porque pues, el que calla otorga.

Algunos otros trataron de que me enganchara, porque me dicen, que dijeron mil sandeces sobre mí y sobre mi familia.

Pues sí, ¿yyyyyyyyyyy? Que digan misa, yo no los leo ni los oigo.

Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: