Por un supuesto conflicto familiar, individuos no identificados privaron ilegalmente de la libertad a dos menores de edad, pero debido a la rápida reacción de la Policía Estatal de Seguridad Pública, los liberaron.
Como consecuencia de estos hechos ocurridos en el fraccionamiento Posada del Sol, se activó el código rojo.
A ese asentamiento ubicado por la calle 300 entre París y Kino, se movilizaron como primeros respondientes elementos de la Policía Estatal.
Trascendió que los menores del sexo masculino fueron subidos a un vehículo sedán de color gris por dos sujetos.
Sin embargo, minutos después, los menores fueron bajados del vehículo y los individuos huyeron con rumbo indeterminado.
Aunque fueron buscados en los alrededores no se localizaron no descartándose que se hayan ocultado en algún asentamiento aledaño.
Las privaciones ilegales de la libertad siguen incrementándose en distintos sectores del municipio, por lo que las autoridades han comenzado a reaccionar con más efectividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: