La variante Ómicron ha sido un verdadero dolor de cabeza para la población en el mundo, pero también para el sector económico porque vino a meterle el pie a la recuperación que ya comenzaban a tener desde el inicio de la pandemia, aseveró Alejandro Romero Ayala.

El economista, mencionó que esa variante sin duda ha provocado en los últimos meses una serie de efectos negativos que han desacelerado el buen ritmo que traía la recuperación económica mundial y nacional e incluso ejemplificó a la planta FORD en Hermosillo que ya tuvo su primer paro de producción en el año.

“Por ejemplo la Planta Ford que no recibe los suministros suficientes para producir automóviles y por lo tanto tienen que realizar ajustes en sus niveles de producción. Otro sector afectado es el de los alimentos. En Estados Unidos ya se está viendo escasez de ciertos alimentos porque los empleados están contagiados, pero también los que cultivan, los que cosechan y los que procesan en las plantas”, contó.

Agregó, que ante ese panorama, la expectativa para este inicio del 2022 en materia economía para el país no es nada halagadora por el tema de la pandemia, que de nueva cuenta ha tendido a aumentar contagios y eso al final afecta a las personas que están en el sector productivo e incluso se corta la cadena de suministros.

Por último, el economista recomendó, el que por el lado empresarial se pueda ponderar el seguir utilizando el home office para detener la cadena de contagios y a las familias el economizar lo más que puedan, ya que aspectos como la inflación sigue generando bastante dolores de cabeza y afectación en los bolsillos de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: