Los fuertes vientos llevaron el miércoles el incendio forestal más grande de Estados Unidos hasta un centro de esquí y a la comunidad de Taos en Nuevo México, de 1.000 años de antigüedad.

Mientras los residentes evacuaban, las llamas atravesaban los bosques secos y los bomberos trataban de proteger las casas de un incendio que ha quemado un sendero de más de 70 kilómetros de largo hasta las montañas Sangre de Cristo en poco más de un mes.

Las familias en Taos Canyon y la estación de esquí Angel Fire metieron sus pertenencias en automóviles y remolques después de que les dijeron que estuvieran listos para partir.

Existe la posibilidad, con los modelos que estamos ejecutando, de que esas áreas se incendien”, dijo Todd Abel, jefe de batallón del Grupo Nacional de Coordinación de Incendios Forestales, en una rueda de prensa.

En peligro inmediato estaba el pueblo de Chacón, donde los residentes se quedaron para defender viviendas que han estado en sus familias desde las concesiones de tierras hispano-mexicanas de la década de 1820, cuando el área aún no era parte de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: