Jorge Salazar / El Tiempo

Este viernes se cumple un año del asesinato del exprocurador, exdiputado local y federal Abel Murrieta Gutiérrez, un hecho sin precedentes en el estado de Sonora, razón por cual recordamos, los hechos y las propuestas que el extinto político tenía para Cajeme, municipio que aspiraba gobernar. 

Abel Murrieta Gutiérrez aspiraba a generar cambios positivos en su municipio, así lo comentaba antes de ser ultimado a balazos cuando se encontraba en un crucero de la ciudad realizando actividades proselitistas, alrededor de la 16:00 horas del jueves trece de mayo de 2021, en la esquina de las calles California y Guerrero, hasta donde llegó un sujeto y le disparo prácticamente a quemarropa; el político murió minutos más tarde.

Durante sus últimas entrevistas, Murrieta Gutiérrez se mostraba optimista, de buen ánimo respecto al recibimiento y el trato que recibía y la respuesta positiva a sus propuestas por parte de los cajemenses durante los recorridos que realizaba por el municipio. 

El también exfuncionario municipal reconocía que uno de los temas que más les preocupaba a los habitantes de Cajeme era lo relacionado con la seguridad, quienes le expresaban que vivían y salían de sus hogares con miedo. 

Otro tema que, de acuerdo con el excandidato, era de interés para la comunidad, es el que tiene que ver con el desarrollo económico y afirmaba que diferentes empresarios le compartían que habían decidido invertir en otros lugares. 

Murrieta Gutiérrez también señalaba la falta de oportunidades para los jóvenes que egresan de las universidades, así como el actuar de las administraciones municipales anteriores.

ACERCAMIENTO CON LA GENTE

El llamado ‘hombre de ley’, platicaba que, durante sus recorridos, los ciudadanos le exponían las diferentes necesidades de sus colonias barrios y comunidades, algunos de ellos relacionados con la economía, salud y servicios públicos, señalaba también que ese contacto directo con los cajemenses, lo hizo reflexionar sobre el hecho de que, si la situación era difícil en el área urbana, en la rural es más dramática. 

‘En Pueblo Yaqui donde no solamente es la inseguridad, las adicciones han hecho presa a una inmensa cantidad de gente jóvenes y no tan jóvenes, donde el pavimento es algo que para ellos es algo utópico y donde las condiciones de salud son difíciles’, afirmaba. 

Recordaba que, entre las principales problemáticas del área rural, se encuentra el de las adicciones, y reiteraba su compromiso de implementar acciones para combatirlas, impulsando la construcción e implementación de centros de atención para su atención. 

Con este objetivo, hablaba de la distribución de recursos de manera horizontal, es decir que con un mismo objetivo se distribuyera el recurso contra las adicciones de manera similar en rubros como la cultura el deporte y la capacitación. 

‘Dentro de las oportunidades que se me han dado de ser servidor público, como procurador propuse la creación de clínicas para atenderlas, y como diputado gestiones recursos para ampliar la Unaides’, recordaba el exfiscal. 

Murrieta Gutiérrez reiteraba su compromiso con el impulso a diferentes disciplinas deportivas como el beisbol, futbol y box, como una herramienta para la rehabilitación de niñas, niños y jóvenes con alguna adicción. 

SU OBJETIVO

Uno de los principales objetivos de Abel Murrieta Gutiérrez, era el de ‘limpiar la casa’, empezando por fortalecer la Secretaría de Seguridad Pública, situación que señalaba, atendería desde el primer día de su gobierno. 

Para ello, afirmaba que a la corporación se le brindaría todo el apoyo por parte de su gobierno, pero también se les exigirían resultados. 

El extinto político cajemense externó en repetidas ocasiones que una de sus primeras acciones sería la poner orden en las diferentes áreas administrativas, con el objetivo de sanear las finanzas del municipio y en el Organismo Operador Municipal de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Cajeme. 

‘Yo creo que las políticas generales empiezan desde el primer día, vamos a poner orden en el área administrativa y en el Organismo Operador Municipal de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Cajeme y, desde luego, a corregir los problemas de seguridad pública y a la Policía darle todo el apoyo’, afirmaba. 

En diferentes ocasiones Murrieta Gutiérrez hizo un llamado a la sociedad en general a razonar su voto y decidirse por quien consideraran que tenía las mejores propuestas para el municipio y no por quienes se hubiera ganada sus simpatías. 

El entonces candidato presumía, además, que dentro de su planilla de regidores se encontraban incluidos hombres, mujeres y jóvenes capaces, positivos, con méritos y bien preparados para tomar decisiones. 

Murrieta continuó realizando con normalidad sus actividades proselitistas con el objetivo de convencer al electorado, de que el suyo, era el mejor proyecto para impulsar el desarrollo de Cajeme y regresarles la paz a sus habitantes, sin embargo, la tarde del trece de mayo de 2021 terminaron con su existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: