ES UN ESFUERZO por contener las agobiantes expresiones criminales que traen de cabeza a las autoridades de los tres órdenes de gobierno en el municipio de Cajeme, ayer, se percibió una mayor dinámica disuasiva en las corporaciones policíacas, principalmente entre personal de la Guardia Nacional que, por primera vez se ha percibido más laboriosa y esto de alguna manera deberá redundar en resultados más sólidos y concretos en el combate que se sostiene contra grupos criminales que, en las últimas semanas volvieron a crecer con aciagas estadísticas para la población que no pueda disfrutar de un solo espacio que garantice paz y tranquilidad. Precisamente ayer me comentaba un amigo y excompañero de labores por muchos años en estas andanzas reporteriles que resulta lamentable que no hay en Cajeme un lugar por donde se pueda caminar sin que esté manchado de sangre y estigmatizado por el dolor y sufrimiento. Rúbrica su comentario con esta frase: “que tristeza que las autoridades no puedan con el paquete”. Suena con sarcasmo, pero paradójicamente es una deplorable realidad la que estamos viviendo…EN LA SECRETARIA de Seguridad Pública, sus titulares han comenzado por exigirle a la tropa que hagan el mejor de esfuerzos por trabajar con más tesón en las labores de vigilancia y prevención del delito donde de plano han fallado estrepitosamente, ante la evidente falta de voluntad de tomar el toro por los cuernos, porque resulta increíble que no tengan la capacidad de respuesta que se requiere de manera permanente y no solo por momentos para afrontar los mortales embates. En ese mismo contexto, el pasado miércoles, el comisario de policía, capitán de navío de la secretaria de la Marina, Claudio Cruz Hernández, convocó a los mandos medios a trabajar de manera coordinada con la Policía Estatal de Seguridad Pública y lo hizo frente al comandante local de la PESP, Jesús Antonio Cruz Facio, que cuenta con amplia experiencia, inclusive en el manejo de personal de la Policía Municipal, debido a que hace más tres años estuvo como inspector policíaco en Hermosillo lo que permitió consolidar más sus conocimientos de tal forma que tiene la capacidad para cumplir con la encomienda que seguramente le hizo la secretaria de Seguridad Pública del Estado, María Dolores del Río Sánchez y el comisario y coordinador general de la PESP, Roberto Leyva Lerma, quien conoce ampliamente la problemática de inseguridad que aqueja al municipio y han estado trabajando por disminuir las exabruptas expresiones que hasta ayer ya sumaban treinta y un homicidios, luego de que en horas de la mañana expiró un motociclista que la tarde del martes anterior fue atacado a balazos entre la colonia Villas del Trigo y el fraccionamiento Misiones. El hombre vivía en la colonia San Rafael y era originario del Estado de Sinaloa… DESDE EL JUEVES agentes preventivos regresaron a la modalidad de los cuadrantes y aunque por momentos se interpretó que desaparecerían los sectores, en realidad los que desaparecen son los mandos medios y se espera que haya mejores alcances al compactar más a la corporación lo que permitirá a los encargados de cada cuadrante optimizar los recursos humanos y materiales con los que ahora disponen. Hay que entender que no están los tiempos para experimentar como en su momento lo hizo el devaluado capitán de fragata, Cándido Tarango Velázquez, que sabrá Dios quien le haya propuesto sectorizar la vigilancia, cuando en realidad lo que provocó fue un absoluto desvencijamiento, al quedar debilitadas por completo las bases policiales con una patrulla y cuatro o cinco elementos lo que provocó que se complicará aún más el estado de fuerza y por consecuencia el fenómeno de la inseguridad creció desmesuradamente. Casi por nada Tarango Velázquez dejó una estela de muerte de casi ochocientas cincuenta víctimas en cuatrocientos ocho días que permaneció en el municipio. Ahora es cuando los titulares de los cuadrantes, Roberto Carlos Catarino Hernández Morales, Daniel Navarro Salas, Miguel Roberto Beltrán Cuamea, Marco Antonio López Herrera e Ingrid Miosoty Villa Cruz, deberán demostrar sus aptitudes y el por qué están al frente de esas comisiones porque se entiende y comprende que cuentan con el perfil adecuado para desempeñar esa tarea y créanme que quien hizo su selección conoce ampliamente de cuestiones policíacas, pero se mantiene al margen de los reflectores y no lo hizo para quedar bien con nadie sino que sustentó sus propuestas tras un análisis profundo de las aptitudes y habilidades de cada mando tal y como lo hacen quienes evalúan diversos factores de conducta y perfil del ser humano, como tendrá que hacerlo con otros agentes al momento de que se resuelva realizar cambios porque estos también son necesarios. Se espera que cada uno de ellos anteponga los intereses de la sociedad por encima de los personales y contribuyan enormemente en la tan ansiada construcción de la paz que se ha convertido en un reclamo generalizado… ES PRIMORDIAL decirlo, pero también agentes de Tránsito Municipal deben tener como premisa la vigilancia como lo hacen algunos, aunque no todos y en esa tesitura deben trabajar a la expectativa para detectar cualquier vehículo o motocicleta sospechosa, así sea manejado por una mujer. No hay que dejar pasar por alto esos pequeños detalles que, en ocasiones, marcan la diferencia al cumplirse con el deber. Ya basta que elementos motorizados solo se dediquen a “cazar” a conductores de tráileres que circulan por la Jalisco y Sufragio Efectivo sin aparente motivo. En ese sentido, el comandante de Tránsito Municipal, Manuel de Jesús Gutiérrez Arredondo y el subjefe de vialidad urbana, Eliazar León Valenzuela, deben poner especial cuidado, no vaya a ser que aparezca por ahí otro caso como el del oficial Heriberto Apodaca Lauterio, cuyo asunto se desconoce en qué términos se encuentran, pero si sería saludable que se dijera que pasó finalmente con este asunto porque fue más que notorio muy público… CAMBIANDO la antena, comentan que acaba de llegar al Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para el Adolescente (ITAMA) de Cócorit un comandante muy represivo no solo contra los menores sino contra el mismo personal. Refieren que se llama Plutarco Navarro, quien le ha dado por poner a trabajar a los adolescentes en horas de la madrugada. Su maltrato es muy evidente, al grado que por igual los pone a jugar a eso de las 3 de la tarde, cuando el calor alcanza sus mayores valores. Se jacta de ser muy “influyente” y estar protegido por altos funcionarios del gobierno estatal y es tan bravo, dicen que hasta los de casa muerde, esto, al señalar personal del ITAMA que laboran bajo amenazas de ser cambiados por este personaje que será denunciado ante funcionarios de dicha dependencia. Qué lástima que en estos tiempos todavía haya mandos con esas “virtudes”. Suele suceder cuando se trata de gente empírica que carece de preparación profesional. Vamos a tratar de averiguar más sobre el tema si es que no se nos adelantan padres inconformes y piden su cese o remoción del ITAMA de la guayabera población… QUIENES de plano no bajan la guardia, son los ladrones de carros, por lo que insistimos en que el comandante del Grupo de Investigaciones, Israel Martínez Domínguez, debe poner a trabajar a un buen equipo de detectives para dar con esas sanguijuelas que han afectado a un buen número de familias con sus delictivas acciones. Es tiempo que echarles el guante a estos rufianes que también han gozado de la protección de indignos agentes policíacos. Muchos de ustedes ya deben saber de quienes se trata, pero no estaría de más volverlos a traer a escena… Luego seguimos, Dios mediante. No sin antes desearles lo mejor a todos los papás que se pasen un feliz “Día del Padre”, este domingo, pero, sobre todo, rodeados del amor de sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: